División tradicional y moderna de la Prehistoria: una comparación necesaria.

La Prehistoria es una etapa en la historia de la humanidad que abarca desde la aparición del ser humano hasta la invención de la escritura. Durante mucho tiempo, se ha dividido en dos periodos: la Prehistoria Antigua y la Prehistoria Reciente. Sin embargo, en la actualidad, esta división tradicional ha sido cuestionada y se ha propuesto una nueva clasificación que tiene en cuenta los avances tecnológicos y científicos.

La división tradicional de la Prehistoria se basa principalmente en los cambios culturales y tecnológicos que se produjeron a lo largo del tiempo. Se divide en Paleolítico, Mesolítico y Neolítico, cada uno caracterizado por diferentes formas de vida y herramientas utilizadas. Por otro lado, la división moderna considera factores como la aparición de la agricultura, la domesticación de animales, la metalurgia y la escritura, entre otros. Esta nueva clasificación permite tener una visión más completa y precisa de la evolución de la humanidad en la Prehistoria, y ofrece una base sólida para el estudio y la comprensión de nuestros antepasados.

Distribución de los oficios en el Neolítico: un estudio reveladorDistribución de los oficios en el Neolítico: un estudio revelador
Índice
  1. División tradicional de la prehistoria
  2. Diferencia clave: Prehistoria vs. Historia.

División tradicional de la prehistoria

La división tradicional de la prehistoria se basa en la clasificación de los periodos prehistóricos en tres grandes etapas: Paleolítico, Neolítico y Edad de los Metales.

1. Paleolítico: Es el periodo más antiguo de la prehistoria y se caracteriza por el uso de herramientas de piedra tallada. Durante esta etapa, los seres humanos eran cazadores y recolectores nómadas, dependiendo de la caza y la recolección de alimentos para sobrevivir. Además, se cree que durante el Paleolítico los seres humanos desarrollaron habilidades como el lenguaje y la creación de arte rupestre.

2. Neolítico: Esta etapa marca un cambio importante en la vida de los seres humanos, ya que se inicia la práctica de la agricultura y la domesticación de animales. Con la agricultura, los seres humanos comenzaron a establecerse en comunidades permanentes y a desarrollar técnicas de cultivo y cría de animales. También se produjo un avance en la fabricación de herramientas, pasando de la piedra tallada al uso de la piedra pulida y la cerámica.

3.

Edad de los Metales: Esta etapa se caracteriza por el uso de metales en la fabricación de herramientas y armas. A su vez, se divide en tres periodos: el Calcolítico, donde se comienza a utilizar el cobre; la Edad del Bronce, donde se empieza a utilizar el bronce como material principal; y la Edad del Hierro, donde se introduce el hierro. Durante este periodo, se produjo un avance significativo en la tecnología y la organización social, dando lugar al surgimiento de las primeras civilizaciones.

El gran mamut de la prehistoria: ¡gratuito!

Diferencia clave: Prehistoria vs. Historia.

La diferencia clave entre la Prehistoria y la Historia radica en el momento temporal en el que se sitúan. La Prehistoria abarca el periodo anterior a la invención de la escritura, mientras que la Historia se refiere al periodo posterior a ese acontecimiento.

Durante la Prehistoria, los seres humanos no tenían la capacidad de registrar información por escrito, por lo que no existen documentos escritos que nos permitan conocer a fondo esa etapa. Sin embargo, se han encontrado evidencias arqueológicas como herramientas de piedra, pinturas rupestres y restos humanos que nos brindan información sobre cómo vivían, cazaban y se organizaban en sociedades primitivas.

Por otro lado, la Historia comienza con la invención de la escritura, lo que permitió a las civilizaciones antiguas registrar y transmitir información de generación en generación. A través de los documentos escritos, como crónicas, cartas, tratados y monumentos, podemos reconstruir la historia de los pueblos antiguos, sus logros, conflictos y avances en diversas áreas como la política, la economía, la religión y la cultura.

En cuanto a la forma de vida, durante la Prehistoria los seres humanos eran nómadas y dependían de la caza, la pesca y la recolección de alimentos para sobrevivir. Con el surgimiento de la Agricultura y la Ganadería en la etapa de la Historia, las comunidades humanas comenzaron a asentarse y desarrollar técnicas de cultivo y domesticación de animales, lo que les permitió establecer sociedades más complejas y desarrollar ciudades y civilizaciones.

Otra diferencia importante es el desarrollo tecnológico. Durante la Prehistoria, los seres humanos utilizaban herramientas de piedra, hueso y madera para satisfacer sus necesidades básicas. En cambio, en la Historia vemos un progreso significativo en la tecnología, como el uso del bronce y el hierro en la fabricación de armas y herramientas, la invención de la rueda, la escritura y la aparición de ciudades con sistemas de riego, entre otros avances.

Espero que este viaje a través del tiempo prehistórico te haya dejado con una nueva perspectiva sobre nuestro pasado y te haya inspirado a seguir explorando la fascinante división entre lo tradicional y lo moderno. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir