Cómo era el sitio donde vivían en la prehistoria?

La prehistoria es un periodo de la historia que abarca desde la aparición del ser humano hasta la invención de la escritura. Durante esta época, los seres humanos vivían en sitios que se adaptaban a sus necesidades y condiciones ambientales. Cada región del planeta presentaba diferentes características geográficas y climáticas, lo que influía en la forma en que las personas se establecían y construían sus hogares. En este artículo, exploraremos cómo era el sitio donde vivían en la prehistoria y cómo esto influyó en su estilo de vida y desarrollo cultural.

La vivienda en la prehistoria variaba según la época y la región. En las primeras etapas, los seres humanos se refugiaban en cuevas naturales para protegerse de los depredadores y las inclemencias del tiempo. Con el tiempo, aprendieron a construir estructuras simples utilizando materiales disponibles en su entorno, como ramas, pieles de animales y piedras. Estos asentamientos primitivos se caracterizaban por su movilidad, ya que las comunidades nómadas se trasladaban en búsqueda de recursos naturales. A medida que se desarrollaron técnicas agrícolas y ganaderas, los humanos comenzaron a establecerse en lugares fijos y a construir viviendas más duraderas, como chozas y cabañas.

La aparición de la malaquita en la prehistoria, para niños.La aparición de la malaquita en la prehistoria, para niños.
Índice
  1. Habitats prehistóricos
  2. Vivienda del hombre prehistórico: cómo y dónde

Habitats prehistóricos

Durante la prehistoria, los seres humanos habitaron una variedad de habitats que se adaptaban a las condiciones climáticas y geográficas de cada región. Estos habitats prehistóricos proporcionaron refugio y recursos para la supervivencia de nuestros antepasados. Algunos de los habitats más destacados fueron:

1. Cuevas: Las cuevas fueron uno de los habitats más comunes utilizados por los seres humanos prehistóricos. Estas ofrecían protección contra los elementos y los depredadores, además de mantener una temperatura más constante en su interior. Las pinturas rupestres encontradas en muchas cuevas nos dan una idea de cómo era la vida en esos tiempos.

2. Praderas: Las praderas eran amplias extensiones de terreno cubiertas de pastizales, donde los primeros humanos podían cazar animales herbívoros y recolectar plantas comestibles. Estas áreas abiertas les proporcionaban una visibilidad clara y facilitaban la movilidad.

3. Bosques: Los bosques eran otro tipo de habitat prehistórico que ofrecía una gran cantidad de recursos. Aquí, los seres humanos podían encontrar alimentos como frutas, nueces y raíces, así como cazar animales para obtener carne y pieles. Los bosques también proporcionaban materiales para la construcción de refugios.

La vida era más simple en la prehistoria: un análisis.La vida era más simple en la prehistoria: un análisis.

4. Ríos y lagos: Los ríos y lagos eran fuentes importantes de agua dulce y alimentos acuáticos. Los seres humanos prehistóricos se asentaban cerca de estos cuerpos de agua para poder pescar y recolectar mariscos.

Además, el agua también era utilizada para beber y cocinar.

5. Montañas: Las montañas ofrecían una serie de ventajas para los seres humanos prehistóricos. Estas áreas elevadas les proporcionaban una buena visión del terreno circundante, permitiéndoles detectar posibles peligros o presas. También podían encontrar minerales y piedras que utilizaban para fabricar herramientas y armas.

Vivienda del hombre prehistórico: cómo y dónde

Durante la Prehistoria, el hombre vivía en cavernas o cuevas, aprovechando las formaciones naturales como refugio. Estas cuevas proporcionaban protección contra el clima y los depredadores. Además, su acceso restringido hacía que fueran un lugar seguro para la comunidad.

Sin embargo, no todas las comunidades prehistóricas vivían en cuevas. Algunos grupos nómadas construían viviendas temporales utilizando materiales disponibles en la naturaleza, como ramas, hojas y pieles de animales. Estas viviendas eran fáciles de montar y desmontar, permitiendo a los grupos moverse de un lugar a otro en busca de alimento.

Con el desarrollo de la agricultura y la sedentarización, el hombre prehistórico comenzó a construir viviendas permanentes. Estas viviendas se construían con materiales como barro, piedra y madera.

En las regiones donde había una abundancia de madera, se construían cabañas utilizando troncos y ramas. Estas cabañas tenían una estructura simple, con techos de ramas y hojas, y paredes de madera entrelazada.

En las zonas donde abundaba el barro, se construían casas de adobe. El adobe consistía en una mezcla de barro, arena y paja, que se moldeaba en forma de ladrillos y se secaba al sol. Estos ladrillos se utilizaban para construir las paredes de las casas, que luego se cubrían con una capa de barro para mayor resistencia.

En las zonas montañosas, se construían casas de piedra. Estas casas eran más duraderas y resistentes, ya que se utilizaban piedras grandes para construir los muros. Las piedras se colocaban una encima de la otra, sin necesidad de utilizar mortero, en un estilo conocido como "mampostería en seco".

Las viviendas prehistóricas solían tener un tamaño reducido y una sola habitación, con una entrada estrecha para controlar el acceso. El interior se dividía en diferentes áreas para dormir, cocinar y almacenar alimentos y herramientas.

Espero que tu curiosidad por la prehistoria te lleve a descubrir los fascinantes secretos de cómo era el sitio donde vivían nuestros antepasados. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir