Yacimientos Paleolítico inferior en la península ibérica: San Isidro.

En la península ibérica se encuentran numerosos yacimientos arqueológicos que han revelado valiosa información sobre la vida de los primeros seres humanos que habitaron esta región. Uno de los más destacados es el Yacimiento Paleolítico inferior de San Isidro, ubicado en la provincia de Burgos, en España. Este sitio arqueológico, que data de hace aproximadamente 900.000 años, ha sido objeto de numerosas investigaciones que han permitido reconstruir la forma de vida de nuestros antepasados durante el Paleolítico inferior.

El Yacimiento de San Isidro es especialmente relevante debido a la presencia de restos óseos de animales extintos, así como herramientas de piedra que fueron utilizadas por los homínidos para cazar y sobrevivir en este entorno hostil. Además, se han encontrado evidencias de la utilización del fuego, lo que indica un importante avance en la evolución humana. Estas descubrimientos han brindado valiosa información sobre la adaptación de los primeros seres humanos a su entorno, así como sobre su capacidad para desarrollar herramientas y técnicas de caza.

Cómo llegar al Parque Paleolítico de Rasines: consejos y direcciones.Cómo llegar al Parque Paleolítico de Rasines: consejos y direcciones.
Índice
  1. Inicio del Paleolítico en la Península Ibérica
  2. Fin de la Prehistoria en España

Inicio del Paleolítico en la Península Ibérica

El Paleolítico en la Península Ibérica se inició hace aproximadamente 1.4 millones de años. Durante este periodo, los primeros grupos humanos que habitaban la región eran nómadas y dependían de la caza, la pesca y la recolección de alimentos para sobrevivir.

En esta etapa inicial del Paleolítico, los homínidos utilizaban herramientas de piedra simples, como hachas de mano y bifaces, para cazar y procesar alimentos. Estas herramientas eran básicas pero efectivas, y fueron utilizadas durante miles de años.

A medida que avanzaba el Paleolítico en la Península Ibérica, los grupos humanos comenzaron a desarrollar técnicas más sofisticadas en la fabricación de herramientas de piedra. Se comenzaron a utilizar técnicas de talla más especializadas, como la técnica de lascado, que permitía crear herramientas más afiladas y precisas.

Además de las herramientas de piedra, los grupos humanos del Paleolítico en la Península Ibérica también utilizaban herramientas de hueso y asta de ciervo. Estas herramientas eran utilizadas para diversas actividades, como la fabricación de agujas para coser, puntas de flecha y utensilios para el trabajo de la piel.

¿Qué son estas piezas neolíticas de sílex?¿Qué son estas piezas neolíticas de sílex?

Durante el Paleolítico en la Península Ibérica, los grupos humanos también desarrollaron habilidades para la fabricación de artefactos decorativos. Se han encontrado numerosas muestras de arte rupestre en cuevas y abrigos rocosos, que muestran escenas de caza, animales y símbolos abstractos.

En cuanto a la organización social, se cree que los grupos humanos del Paleolítico en la Península Ibérica vivían en pequeñas bandas nómadas de cazadores-recolectores. Estas bandas se desplazaban en busca de recursos y se establecían en diferentes lugares de forma temporal.

Fin de la Prehistoria en España

El fin de la Prehistoria en España se sitúa aproximadamente en el año 3000 a.C., marcando el inicio de la Edad de los Metales. Este periodo se caracteriza por el uso y dominio de metales como el cobre, el bronce y finalmente el hierro.

Durante la Prehistoria en España, las comunidades humanas evolucionaron desde una economía de recolección y caza hacia una economía más sedentaria basada en la agricultura y la ganadería. Se desarrollaron técnicas de cultivo y domesticación de animales, lo que permitió un mayor control sobre los recursos naturales y el surgimiento de asentamientos permanentes.

En esta etapa final de la Prehistoria, se observa una mayor complejidad social y cultural. Se establecieron jerarquías en las sociedades, aparecieron los primeros indicios de estratificación social y se desarrollaron formas de organización política más complejas. Se construyeron monumentos megalíticos como los dólmenes y los menhires, que evidencian un sentido de ritualidad y simbolismo en las comunidades.

Además, se produjo un importante avance tecnológico con la aparición de la metalurgia. El uso y dominio de los metales permitió la fabricación de herramientas, armas y objetos ornamentales más sofisticados. El cobre fue el primer metal utilizado, seguido del bronce, una aleación de cobre y estaño. Finalmente, hacia el final de la Prehistoria, se descubrió el hierro, que revolucionó la forma en que se producían los objetos metálicos.

Es importante destacar que el fin de la Prehistoria en España no fue un evento abrupto, sino que se trató de un proceso gradual que se extendió a lo largo de varios siglos. La transición hacia la Edad de los Metales implicó cambios significativos en la forma de vida de las comunidades prehistóricas, así como en su forma de concebir el mundo y relacionarse con su entorno.

Espero que encuentres en el fascinante yacimiento de San Isidro todas las respuestas que buscas sobre el Paleolítico inferior en la península ibérica. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir