Cómo se alimentaban en el mesolítico, ¿qué hacían para ello?

El mesolítico, también conocido como la Edad Media de la Piedra, fue un periodo de transición entre el Paleolítico y el Neolítico. Durante este tiempo, los grupos humanos comenzaron a desarrollar nuevas formas de subsistencia y adaptarse a los cambios en su entorno. En este artículo, exploraremos cómo se alimentaban en el mesolítico y las estrategias que utilizaban para conseguir alimentos.

En el mesolítico, la caza y la recolección seguían siendo las principales fuentes de alimento. Los grupos humanos se desplazaban en pequeñas bandas nómadas, aprovechando los recursos naturales disponibles en su entorno. La caza de animales como ciervos, jabalíes y aves, así como la recolección de frutas, nueces y raíces, eran actividades fundamentales para su supervivencia. Además, en esta época también comenzaron a practicar la pesca, aprovechando los ríos y lagos cercanos.

La piedra nueva del neolítico, ¿de qué tipo es?La piedra nueva del neolítico, ¿de qué tipo es?
Índice
  1. Alimentación en el Mesolítico
  2. Inicio de la caza en el Mesolítico

Alimentación en el Mesolítico

El Mesolítico fue una etapa de transición entre el Paleolítico y el Neolítico, que se caracterizó por importantes cambios en la forma de vida de los grupos humanos. Durante este periodo, que abarcó aproximadamente desde el año 10.000 a.C. hasta el 6.000 a.C., la alimentación de estos grupos también experimentó transformaciones significativas.

Caza y recolección: Durante el Mesolítico, la caza y la recolección fueron las principales formas de obtención de alimentos. Los grupos humanos se desplazaban en busca de recursos naturales, aprovechando tanto los animales como las plantas disponibles en su entorno. La caza de animales como ciervos, jabalíes y conejos era una actividad común, complementada con la recolección de frutos, nueces y raíces.

La pesca: La pesca también fue una actividad importante en la alimentación mesolítica. Los grupos humanos aprovechaban los ríos, lagos y costas para capturar peces, moluscos y otros animales acuáticos. Utilizaban diferentes técnicas, como redes, anzuelos y trampas, para obtener estos recursos.

Uso de herramientas: Durante el Mesolítico, el desarrollo y perfeccionamiento de herramientas fue fundamental para la obtención de alimentos. Los grupos humanos utilizaban arcos y flechas para cazar animales a distancia, así como lanzas, lanzadardos y boleadoras. También utilizaban herramientas más pequeñas, como cuchillos y raspadores, para desollar y despiezar a los animales capturados.

La fauna del Parpalló de la Prehistoria: un fascinante descubrimientoLa fauna del Parpalló de la Prehistoria: un fascinante descubrimiento

Alimentación variada: La alimentación en el Mesolítico era variada y dependía de la disponibilidad de recursos en cada región.

Los grupos humanos se adaptaban a diferentes ecosistemas y aprovechaban los alimentos que les ofrecía la naturaleza. Además de la carne de animales y los productos de la recolección, también consumían pescado, mariscos, aves y huevos.

Estacionalidad: La alimentación mesolítica estaba marcada por la estacionalidad de los recursos naturales. Los grupos humanos se movían en busca de alimentos en diferentes épocas del año, siguiendo los ciclos de reproducción de los animales y la maduración de los frutos. Esto les permitía aprovechar al máximo los recursos disponibles en cada momento.

Inicio de la caza en el Mesolítico

En el Mesolítico, que abarcó aproximadamente desde el 10.000 a.C. hasta el 6.000 a.C., la caza se convirtió en una actividad fundamental para la supervivencia de las comunidades humanas. Durante esta época, los humanos comenzaron a desarrollar técnicas más sofisticadas para la caza y la recolección de alimentos.

Una de las principales características del inicio de la caza en el Mesolítico fue la utilización de herramientas más especializadas. Los cazadores mesolíticos fabricaban puntas de flecha y lanzas con mayor precisión y eficacia, lo que les permitía cazar de forma más efectiva. Estas puntas eran generalmente de sílex, un material fácilmente moldeable y resistente.

Además, los cazadores mesolíticos también desarrollaron nuevas estrategias de caza. Empezaron a utilizar trampas y redes para atrapar a los animales, en lugar de perseguirlos directamente. Esta técnica les permitía ahorrar energía y aumentar sus posibilidades de éxito en la caza.

Otra característica importante del inicio de la caza en el Mesolítico fue la domesticación de algunos animales. Aunque en menor medida que en el Neolítico, algunas comunidades mesolíticas comenzaron a criar y mantener animales para su uso como fuente de alimento. Esto les proporcionaba una fuente de proteínas más constante y les permitía establecer una relación más cercana con los animales.

En cuanto a los animales cazados durante el Mesolítico, los principales objetivos eran los mamíferos de tamaño medio, como ciervos, jabalíes y cabras montesas. Estos animales proporcionaban carne, piel y huesos, que eran utilizados para diferentes fines, como alimento, vestimenta y herramientas.

Espero que hayas disfrutado de este viaje por la historia y hayas descubierto cómo nuestros antepasados del Mesolítico se las ingeniaban para conseguir su alimento, ¡hasta la próxima!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir