Recensión: La difusión del Neolítico en Europa, Jean Guilaine

El libro "Recensión: La difusión del Neolítico en Europa, Jean Guilaine" es una obra de referencia para aquellos interesados en la historia y la evolución de la civilización europea. Escrito por el reconocido arqueólogo Jean Guilaine, este libro ofrece una visión detallada y exhaustiva de cómo el Neolítico se difundió por toda Europa, transformando de manera significativa la forma de vida de sus habitantes.

Guilaine nos lleva en un viaje fascinante a través del tiempo, desde los primeros asentamientos neolíticos en el Creciente Fértil hasta la expansión de la agricultura y la ganadería por todo el continente. A través de evidencias arqueológicas y análisis científicos, el autor nos muestra cómo estas innovaciones tecnológicas y sociales permitieron a las comunidades neolíticas establecerse y prosperar en diferentes regiones de Europa, dando lugar a la aparición de las primeras sociedades agrícolas y sedentarias.

La agricultura en la Prehistoria: Un artículo para niños.La agricultura en la Prehistoria: Un artículo para niños.
Índice
  1. Expansión del Neolítico en Europa: fecha y ruta
  2. Difusión del Neolítico

Expansión del Neolítico en Europa: fecha y ruta

El Neolítico, también conocido como la Edad de Piedra Nueva, fue un periodo de la prehistoria en el cual se produjo una importante transición en la forma de vida de las sociedades humanas. Durante este periodo, que se estima que tuvo lugar entre el 10.000 y el 4.000 a.C., las comunidades nómadas comenzaron a asentarse en lugares fijos y a practicar la agricultura y la ganadería.

La expansión del Neolítico en Europa fue un proceso gradual que se llevó a cabo a lo largo de varios siglos. Se cree que esta expansión comenzó alrededor del 7.000 a.C. en el suroeste de Asia, en lo que hoy en día sería el Oriente Medio. Desde allí, las nuevas técnicas agrícolas y ganaderas se extendieron gradualmente hacia el oeste, llegando a Europa alrededor del 6.000 a.C.

La ruta de expansión del Neolítico en Europa se ha estudiado a través de diferentes métodos, como el análisis de fósiles, restos arqueológicos y estudios genéticos. Se ha demostrado que la expansión del Neolítico en Europa tuvo varias rutas principales, cada una de las cuales estaba asociada con diferentes culturas y grupos humanos.

Una de las principales rutas de expansión del Neolítico en Europa fue a través de los Balcanes. Desde el suroeste de Asia, las comunidades neolíticas se desplazaron hacia el noroeste, llegando a los Balcanes alrededor del 6.000 a.C. Desde allí, se extendieron hacia el norte y el oeste, llegando a Europa Central y Occidental.

La importancia de la cerámica en el Neolítico: un análisis profundoLa importancia de la cerámica en el Neolítico: un análisis profundo

Otra ruta importante de expansión del Neolítico en Europa fue a través de la península ibérica.

Alrededor del 5.000 a.C., las comunidades neolíticas llegaron a la península ibérica desde el sur de Francia. Desde allí, se extendieron hacia el este y el norte, llegando a la costa mediterránea y a las islas del Mediterráneo.

Además de estas rutas principales, también se han identificado otras rutas menores de expansión del Neolítico en Europa. Por ejemplo, se ha demostrado que hubo una expansión hacia el norte a través de Europa del Este, llegando a las regiones del Báltico y Escandinavia. También se ha documentado una expansión hacia el noroeste a través de las Islas Británicas.

Difusión del Neolítico

La difusión del Neolítico se refiere al proceso mediante el cual las prácticas y tecnologías neolíticas se extendieron desde su lugar de origen en el Creciente Fértil hacia otras regiones del mundo. Este período de la historia humana se caracterizó por la transición de la vida nómada de recolección y caza a la vida sedentaria de agricultura y ganadería.

El inicio de la difusión del Neolítico se sitúa alrededor del 10.000 a.C., en el Creciente Fértil, una región que abarca partes de lo que hoy es el Medio Oriente y el norte de África. Aquí, las comunidades humanas comenzaron a cultivar plantas como el trigo y la cebada, y a criar animales como ovejas y cabras. Estas prácticas agrícolas permitieron a las personas establecer asentamientos permanentes y desarrollar sociedades más complejas.

A medida que las comunidades neolíticas se establecieron en el Creciente Fértil, las prácticas agrícolas y ganaderas comenzaron a difundirse hacia otras regiones. Una de las principales vías de difusión fue a través del comercio y el intercambio de bienes. Los productos agrícolas y ganaderos se convirtieron en bienes muy valiosos y fueron intercambiados entre diferentes comunidades.

Además del comercio, la difusión del Neolítico también pudo haber sido impulsada por la migración de poblaciones neolíticas. A medida que las comunidades crecían y se expandían, algunas personas podrían haberse trasladado a nuevas áreas en busca de tierras fértiles y recursos naturales.

La difusión del Neolítico no fue un proceso uniforme en todas las regiones. Algunas áreas adoptaron las prácticas neolíticas más rápidamente que otras, y algunas regiones nunca las adoptaron por completo. Esto puede haber sido debido a factores como la disponibilidad de recursos naturales, el clima y las condiciones geográficas.

Espero que el viaje a través de las páginas de Recensión: La difusión del Neolítico en Europa, de Jean Guilaine, te lleve a descubrir los fascinantes secretos de nuestra historia y te inspire a seguir explorando el pasado con curiosidad y pasión. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir