Pueblos que habitaron España: Prehistoria hasta Roma

La historia de España está marcada por la presencia de diversos pueblos a lo largo de los siglos. Desde la antigüedad hasta la llegada de los romanos, la península ibérica fue habitada por diferentes culturas que dejaron su huella en el territorio. En este artículo, vamos a explorar los principales pueblos que habitaron España desde la prehistoria hasta la época romana.

La prehistoria en España está caracterizada por la presencia de los primeros habitantes de la península, como los neandertales y los primeros Homo sapiens. Estos grupos humanos dejaron evidencias de su existencia en cuevas y yacimientos arqueológicos, donde se han encontrado herramientas, restos óseos y pinturas rupestres. A medida que avanzamos en el tiempo, nos encontramos con la llegada de los celtas, íberos y tartessos, que conformaron las primeras civilizaciones en la península. Posteriormente, los romanos conquistaron la península y fundaron ciudades como Tarraco (Tarragona) y Emerita Augusta (Mérida), que se convirtieron en importantes centros administrativos y culturales del Imperio Romano en Hispania.

Parque de la Prehistoria de Teverga: Teverga, teléfono de contactoParque de la Prehistoria de Teverga: Teverga, teléfono de contacto
Índice
  1. Pueblos pre-romanos en España
  2. Pueblos pre-romanos en la península ibérica

Pueblos pre-romanos en España

Los pueblos pre-romanos en España son aquellos que existieron en la península ibérica antes de la llegada de los romanos en el siglo III a.C. Estos pueblos, de diversas culturas y tradiciones, dejaron una huella importante en la historia de España.

1. Iberos: Los íberos fueron uno de los pueblos más importantes de la península ibérica. Se ubicaban principalmente en la costa este y sur de la península, y su cultura se caracterizaba por su organización social y política, así como por su habilidad en la guerra. Eran conocidos por sus ciudades fortificadas, como Tarraco (Tarragona) y Saguntum (Sagunto).

2. Celtas: Los celtas se establecieron en el noroeste de la península ibérica, en regiones como Galicia, Asturias y parte de Castilla y León. Eran un pueblo guerrero y se caracterizaban por su organización tribal. Su influencia se puede observar en la toponimia y en las tradiciones culturales de estas regiones.

3. Tartessos: Tartessos fue una civilización que floreció en el suroeste de la península ibérica, en la región que hoy sería Andalucía. Se cree que tuvo una importante influencia comercial y su riqueza se basaba en la minería y la metalurgia. Tartessos es mencionada en la literatura clásica, como en los poemas de Homero.

La utilización del hombre del Neolítico: ¿Para qué servía?La utilización del hombre del Neolítico: ¿Para qué servía?

4. Cartagineses: Los cartagineses, originarios de la ciudad de Cartago en el norte de África, establecieron colonias en la península ibérica a partir del siglo VI a.C. Su presencia en la península fue especialmente importante en la costa este y sur, donde fundaron ciudades como Cartagena y Tarraco. Los cartagineses tuvieron conflictos con los romanos por el control de la península.

5.

El poblamiento celtíbero: Los celtíberos eran un grupo étnico que habitaba en el centro-norte de la península ibérica. Eran una mezcla de celtas e íberos, y su cultura se caracterizaba por su organización en tribus y su habilidad en la guerra. Las ciudades celtíberas, como Numancia, fueron escenario de importantes conflictos durante la conquista romana.

Pueblos pre-romanos en la península ibérica

La península ibérica estuvo habitada por diversos pueblos antes de la llegada de los romanos. Estos pueblos pre-romanos dejaron su huella en la cultura, la lengua y las tradiciones de la región.

1. Íberos: Los íberos fueron uno de los pueblos más destacados en la península ibérica antes de la llegada de los romanos. Se asentaron en la costa este y sur de la península, especialmente en lo que hoy es Cataluña, la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía. Eran conocidos por su habilidad en la metalurgia y la cerámica, y desarrollaron una escritura propia llamada escritura ibérica.

2. Celtas: Los celtas también tuvieron presencia en la península ibérica antes de la llegada de los romanos. Se establecieron principalmente en la zona norte y noroeste de la península, en lo que hoy es Galicia, Asturias, Cantabria y parte de Castilla y León. Eran un pueblo guerrero y se caracterizaban por su cultura mística y su habilidad en la metalurgia del hierro.

3. Tartessos: Tartessos fue una antigua civilización que se desarrolló en el suroeste de la península ibérica, en lo que hoy es la región de Andalucía. Fue uno de los primeros reinos urbanizados de la zona y se cree que tuvo importantes intercambios comerciales con los fenicios. Aunque no se sabe mucho sobre su cultura y lengua, se han encontrado numerosos vestigios arqueológicos que sugieren su existencia.

4. Lusitanos: Los lusitanos fueron un pueblo que habitó el oeste de la península ibérica, en lo que hoy es Portugal y parte de Extremadura. Eran conocidos por su valentía en la guerra y su resistencia a la conquista romana. Su líder más famoso fue Viriato, quien lideró una resistencia exitosa contra los romanos durante varios años.

5. Cartagineses: Aunque no eran propiamente un pueblo pre-romano en la península ibérica, los cartagineses tuvieron una gran influencia en la región antes de la llegada de los romanos. Fundaron la ciudad de Cartago Nova (actual Cartagena) y establecieron una poderosa colonia en la península. Durante las Guerras Púnicas, mantuvieron una intensa rivalidad con Roma por el control del Mediterráneo occidental.

Estos son solo algunos ejemplos de los numerosos pueblos pre-romanos que habitaron la península ibérica. Cada uno de ellos dejó su propia marca en la historia y la cultura de la región, y su legado perdura hasta el día de hoy.

Espero que el viaje por los fascinantes pueblos que habitaron España desde la Prehistoria hasta Roma te lleve a descubrir la grandeza de nuestro pasado y a maravillarte con las huellas dejadas por nuestros antepasados. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir