La Prehistoria en la Península Ibérica: Fernández Castro investiga.

La Prehistoria en la Península Ibérica es un tema apasionante que ha despertado el interés de muchos investigadores a lo largo de los años. Uno de ellos es Fernández Castro, un reconocido arqueólogo que ha dedicado gran parte de su carrera a estudiar y descubrir los vestigios de las antiguas civilizaciones que habitaron esta región. Su trabajo ha sido fundamental para comprender cómo fue la vida en la Península Ibérica antes de la llegada de los romanos y otros pueblos.

En este artículo, te adentrarás en las investigaciones de Fernández Castro y descubrirás los avances más recientes en el estudio de la Prehistoria en la Península Ibérica. Conocerás los principales hallazgos arqueológicos, las técnicas utilizadas para su análisis y las teorías más destacadas sobre la evolución de las sociedades prehistóricas en esta zona geográfica. Prepárate para un viaje fascinante a través del tiempo y descubre cómo los antiguos habitantes de la Península Ibérica dejaron su huella en la historia.

Cómo se fabricaba el hacha en la prehistoriaCómo se fabricaba el hacha en la prehistoria
Índice
  1. Inicio de la Prehistoria en la Península Ibérica
  2. La cronología de la prehistoria en la Península Ibérica

Inicio de la Prehistoria en la Península Ibérica

La Prehistoria en la Península Ibérica se remonta a hace aproximadamente 1.2 millones de años, con la presencia de los primeros homínidos. Durante este periodo, se desarrollaron diferentes culturas y sociedades que dejaron su huella en el territorio.

1. Paleolítico Inferior: Se caracteriza por la presencia de los primeros homínidos, como el Homo antecessor, y la utilización de herramientas de piedra tallada. Los asentamientos más antiguos se han encontrado en la Sierra de Atapuerca.

2. Paleolítico Medio: Durante esta etapa, se produjo una evolución cultural y tecnológica significativa. Se desarrollaron nuevas técnicas de talla de piedra, como el método Levallois, y se utilizaron herramientas más especializadas. Además, se produjo el desarrollo de la cultura neandertal, cuyos restos han sido encontrados en diferentes yacimientos de la Península Ibérica.

3. Paleolítico Superior: Es la etapa final del Paleolítico en la Península Ibérica. Se caracteriza por el desarrollo de la cultura del Homo sapiens, que utilizaba herramientas más sofisticadas, como las puntas de flecha y los utensilios de hueso. Durante este periodo, los grupos humanos comenzaron a desarrollar técnicas de caza más avanzadas y a dejar muestras de su arte rupestre, como las pinturas de la Cueva de Altamira.

Utensilios de prehistoria: de piedra y metal, herramientas ancestrales indispensables.Utensilios de prehistoria: de piedra y metal, herramientas ancestrales indispensables.

4. Mesolítico: Es una etapa de transición entre el Paleolítico y el Neolítico. Durante este periodo, se produjo un cambio en el clima y en la flora y fauna de la Península Ibérica, lo que provocó cambios en las formas de vida de las comunidades humanas. Se desarrollaron técnicas de recolección y pesca más avanzadas, y se produjo el inicio de la domesticación de animales.

5. Neolítico: Es la etapa en la que se produce la transición hacia una economía basada en la agricultura y la ganadería. Se desarrollaron las primeras comunidades sedentarias y se construyeron los primeros poblados fortificados. Además, se produjo la aparición de la cerámica y la utilización de herramientas de piedra pulida.

La cronología de la prehistoria en la Península Ibérica

La cronología de la prehistoria en la Península Ibérica se divide en varios periodos, que se caracterizan por los cambios culturales y tecnológicos que se produjeron a lo largo del tiempo.

1. Paleolítico inferior: Este período abarca desde hace aproximadamente 1,2 millones de años hasta hace unos 300.000 años.

Durante esta etapa, los grupos humanos eran cazadores-recolectores y utilizaban herramientas de piedra tallada, como hachas de mano y bifaces. Los yacimientos más destacados de esta época se encuentran en la Sierra de Atapuerca, en Burgos.

2. Paleolítico medio: Este periodo se extiende desde hace unos 300.000 años hasta hace unos 40.000 años. Durante esta etapa, los grupos humanos desarrollaron técnicas más avanzadas de talla de piedra, como el método Levallois, que permitía obtener múltiples piezas a partir de un núcleo. Además, comenzaron a utilizar el fuego de manera controlada y se han encontrado algunos indicios de arte rupestre en cuevas como Altamira y Lascaux.

3. Paleolítico superior: Este periodo abarca desde hace unos 40.000 años hasta hace unos 10.000 años. Durante esta etapa, los grupos humanos desarrollaron técnicas más especializadas de talla de piedra, como el método laminar, que permitía obtener hojas más finas y afiladas. También se produjo una mayor diversificación en las herramientas y se intensificó el uso del fuego. Además, se ha encontrado un gran número de cuevas con arte rupestre, como las cuevas de El Castillo y Tito Bustillo.

4. Mesolítico: Este periodo se extiende desde hace unos 10.000 años hasta hace unos 5.000 años. Durante esta etapa, se produjo un cambio en el clima, que pasó de ser frío y húmedo a ser más cálido y seco. Esto llevó a una adaptación de los grupos humanos, que comenzaron a utilizar nuevas técnicas de caza y recolección, así como a aprovechar los recursos marinos. Además, se produjo una mayor sedentarización y se desarrollaron las primeras formas de organización social.

5. Neolítico: Este periodo abarca desde hace unos 5.000 años hasta la llegada de los primeros metales, alrededor del año 2.000 a.C. Durante esta etapa, los grupos humanos comenzaron a practicar la agricultura y la ganadería, lo que les permitió establecer asentamientos más permanentes. También desarrollaron la alfarería y la tejeduría, así como la construcción de estructuras megalíticas, como los dólmenes. En la Península Ibérica, se han encontrado numerosos yacimientos neolíticos, como los de Los Millares y Valencina.

Hasta pronto, que tus investigaciones sobre la Prehistoria en la Península Ibérica te lleven a descubrir los fascinantes misterios que Fernández Castro ha dejado en el pasado.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir