La fauna de la Prehistoria en España: un repaso histórico.

La fauna de la Prehistoria en España es un tema apasionante que nos permite adentrarnos en el pasado y descubrir cómo eran las especies que habitaban nuestro territorio hace miles de años. A lo largo de la historia, los fósiles de animales prehistóricos han sido hallados en diferentes yacimientos arqueológicos de toda España, brindándonos valiosa información sobre la diversidad y evolución de la fauna en la península ibérica.

En este artículo, realizaremos un recorrido histórico por las especies más emblemáticas que vivieron en el territorio español durante la Prehistoria. Desde los gigantes mamuts y los feroces leones cavernarios, hasta los imponentes rinocerontes lanudos y los veloces ciervos gigantes, descubriremos cómo era la vida de estos animales en un pasado remoto. Además, analizaremos la importancia de estos descubrimientos para comprender la evolución de la fauna y su relación con los seres humanos que habitaron la península en aquella época.

Fabricación de instrumentos de piedra: una tradición ancestral revivida.Fabricación de instrumentos de piedra: una tradición ancestral revivida.
Índice
  1. La prehistoria: un hecho histórico sin registro.
  2. Aprovechamiento animal en la prehistoria

La prehistoria: un hecho histórico sin registro.

La prehistoria es un periodo de tiempo que se sitúa antes de la aparición de la escritura, por lo que no existen registros escritos que nos permitan conocer con exactitud los acontecimientos y la forma de vida de las sociedades de aquel entonces.

Sin embargo, a través de diferentes disciplinas como la arqueología, la antropología y la paleontología, se ha logrado reconstruir parte de la historia de la humanidad durante este periodo.

Durante la prehistoria, los seres humanos vivían en comunidades nómadas, dependiendo de la caza, la pesca y la recolección de alimentos para sobrevivir. Utilizaban herramientas de piedra y hueso, y desarrollaron técnicas para el control del fuego, lo que les permitió cocinar alimentos y protegerse de los depredadores.

Uno de los hitos más importantes de la prehistoria fue la aparición del Homo sapiens, nuestra especie. Se estima que esto ocurrió hace alrededor de 300.000 años, aunque los primeros indicios de comportamiento humano moderno se remontan a hace unos 50.000 años.

Museé de la Préhistoire du Mas d'Azil: Un viaje al pasadoMuseé de la Préhistoire du Mas d'Azil: Un viaje al pasado

Durante la prehistoria también se desarrollaron las primeras formas de arte, como las pinturas rupestres encontradas en cuevas y abrigos rocosos. Estas representaciones artísticas nos muestran escenas de caza, animales y figuras humanas, y nos dan una idea de cómo era la vida en aquel entonces.

A medida que avanzaba la prehistoria, los seres humanos comenzaron a desarrollar técnicas agrícolas y domesticaron animales, lo que les permitió establecerse en comunidades sedentarias y desarrollar sociedades más complejas. Surgieron las primeras formas de organización social, como la jerarquía y la división del trabajo.

La prehistoria finaliza con la invención de la escritura, que marca el inicio de la historia propiamente dicha. A partir de entonces, los seres humanos comenzaron a dejar registros escritos que nos permiten conocer con mayor precisión los acontecimientos históricos.

Aprovechamiento animal en la prehistoria

Durante la prehistoria, los seres humanos dependían en gran medida del aprovechamiento animal para su supervivencia. Esta práctica consistía en utilizar los recursos que los animales proporcionaban, como la carne, la piel, los huesos y los tendones.

Los seres humanos de la prehistoria cazaban animales para obtener alimento. Utilizaban técnicas primitivas, como lanzas y trampas, para capturar a los animales que habitaban en su entorno. La carne de estos animales les proporcionaba una fuente de proteínas necesaria para su alimentación.

Además de la carne, los seres humanos prehistóricos también aprovechaban la piel de los animales. Utilizaban la piel para fabricar ropa y abrigos, protegiéndose así del frío y las inclemencias del tiempo. La piel también se utilizaba para hacer tiendas y refugios temporales.

Los huesos y tendones de los animales también eran aprovechados por los seres humanos prehistóricos. Utilizaban los huesos para fabricar herramientas, como lanzas, cuchillos y agujas. Los tendones se utilizaban como cuerdas y hilos para sujetar los objetos y fabricar prendas.

El aprovechamiento animal en la prehistoria no se limitaba solo a los animales terrestres. Los seres humanos también se aprovechaban de los recursos que les proporcionaban los animales acuáticos. Utilizaban técnicas de pesca, como redes y arpones, para capturar peces y otros animales marinos. La carne y los huesos de estos animales también se utilizaban como alimento y materia prima para la fabricación de herramientas.

Espero que disfrutes explorando la rica y fascinante fauna prehistórica de España, ¡que tus descubrimientos te transporten a una época llena de misterio y asombro!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir