Información sobre el Neolítico en la península ibérica: un acercamiento

El Neolítico en la península ibérica fue un periodo de gran importancia histórica, en el cual se produjeron importantes cambios en la forma de vida de las sociedades humanas. Durante esta etapa, que tuvo lugar entre el 5000 y el 2200 a.C., se produjo la transición de una economía de caza y recolección a una economía basada en la agricultura y la ganadería.

En este artículo, nos adentraremos en los aspectos más relevantes del Neolítico en la península ibérica, desde la forma en que se organizaban las comunidades humanas hasta los avances tecnológicos y culturales que se desarrollaron durante este periodo. Además, analizaremos las diferentes fuentes de información que nos permiten acercarnos a este periodo histórico y comprender mejor cómo era la vida en la península ibérica hace miles de años.

¿Cuál es la finalidad de hacer grabados sobre algunos materiales en la Prehistoria?¿Cuál es la finalidad de hacer grabados sobre algunos materiales en la Prehistoria?
Índice
  1. Llegada del Neolítico a la península ibérica
  2. Características del Neolítico en la Península Ibérica

Llegada del Neolítico a la península ibérica

El Neolítico es considerado como la última etapa de la Prehistoria, caracterizada por el desarrollo de la agricultura y la ganadería, así como por la aparición de la cerámica y la sedentarización de las comunidades humanas. En el caso de la península ibérica, la llegada del Neolítico se produjo alrededor del 5.000 a.C.

La llegada del Neolítico a la península ibérica fue un proceso gradual, influenciado por el contacto con otras culturas neolíticas del Mediterráneo oriental y del norte de África. Los primeros indicios de esta nueva forma de vida se pueden encontrar en el sureste peninsular, en zonas como el levante y la costa de Almería.

Una de las características más importantes de la llegada del Neolítico a la península ibérica fue la introducción de la agricultura. Los grupos humanos comenzaron a cultivar cereales como el trigo y la cebada, así como legumbres y otros cultivos. Esto supuso un cambio radical en la forma de obtener alimentos, ya que antes se basaban en la recolección y la caza.

La ganadería también tuvo un papel fundamental en el Neolítico de la península ibérica. Los animales domesticados más comunes eran las ovejas, las cabras y los cerdos, aunque también se criaban vacas y caballos. La cría de animales permitía obtener carne, leche, lana y otros productos que eran fundamentales para la subsistencia de las comunidades.

Prehistòria i particularitats dels rituals de mot: Un estudi fascinantPrehistòria i particularitats dels rituals de mot: Un estudi fascinant

Otro aspecto importante de la llegada del Neolítico a la península ibérica fue la aparición de la cerámica. Los primeros recipientes de barro cocido empezaron a ser utilizados para almacenar y cocinar alimentos, lo que facilitó su conservación y preparación.

La cerámica también permitió el desarrollo de nuevas técnicas de decoración y expresión artística.

La sedentarización de las comunidades humanas fue otro de los cambios significativos que trajo consigo el Neolítico. Antes de este periodo, los grupos nómadas se desplazaban constantemente en busca de alimentos, pero con la llegada de la agricultura y la ganadería, las comunidades empezaron a establecerse en asentamientos permanentes. Estos primeros poblados neolíticos estaban formados por viviendas de planta circular u ovalada, construidas con materiales perecederos como la madera y el barro.

Características del Neolítico en la Península Ibérica

El Neolítico en la Península Ibérica se caracterizó por una serie de cambios significativos en la forma de vida de las comunidades humanas. Estos cambios se pueden identificar en diferentes aspectos, como la economía, la organización social y la tecnología.

1. Economía: Durante el Neolítico, se produjo una transición de la economía de cazadores-recolectores a una economía basada en la agricultura y la domesticación de animales. Las comunidades comenzaron a cultivar cereales como el trigo y la cebada, y a criar animales como el ganado, las ovejas y las cabras. Esta nueva forma de obtener alimentos permitió un mayor control sobre los recursos y una mayor estabilidad en la alimentación de las comunidades.

2. Organización social: Con la adopción de la agricultura y la domesticación de animales, las comunidades neolíticas en la Península Ibérica se volvieron más sedentarias y comenzaron a establecer asentamientos permanentes. Estos asentamientos, conocidos como aldeas, eran generalmente pequeños y estaban compuestos por varias viviendas. La organización social se basaba en la familia y el parentesco, y es probable que existieran jerarquías sociales incipientes.

3. Tecnología: Durante el Neolítico, se produjo una serie de avances tecnológicos significativos. Uno de los más destacados fue la invención de la cerámica, que permitió el almacenamiento y la cocción de alimentos. También se desarrollaron herramientas agrícolas, como hachas de piedra pulida y azadas, que facilitaron el trabajo en el campo. Además, se comenzaron a utilizar técnicas de tejido para fabricar ropa y se desarrollaron técnicas de construcción para la edificación de viviendas más duraderas.

Espero que este acercamiento al Neolítico en la península ibérica haya despertado tu curiosidad y te haya dejado con ganas de seguir explorando este fascinante período de nuestra historia. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir