Funciones de los trogloditas en la prehistoria, ¡para niños!

En la prehistoria, los trogloditas desempeñaron un papel fundamental en la supervivencia de las primeras comunidades humanas. Estos seres primitivos, también conocidos como hombres de las cavernas, vivían en cuevas y se dedicaban principalmente a la caza, la pesca y la recolección de alimentos. Sin embargo, su función no se limitaba solo a la obtención de alimentos, sino que también cumplían con otras tareas importantes para el grupo.

Los trogloditas eran expertos en la fabricación de herramientas rudimentarias, como lanzas y cuchillos de piedra, que utilizaban tanto para la caza como para la defensa. Además, eran responsables de la construcción y mantenimiento de las viviendas en las cuevas, utilizando piedras y ramas para crear refugios seguros. También se encargaban de la protección del grupo frente a posibles amenazas externas y de cuidar de los más vulnerables, como los niños y los ancianos.

Distribución de los oficios en el Neolítico: un estudio reveladorDistribución de los oficios en el Neolítico: un estudio revelador
Índice
  1. Cuidado de bebés en la prehistoria
  2. La contabilidad en la prehistoria

Cuidado de bebés en la prehistoria

En la prehistoria, el cuidado de los bebés era fundamental para la supervivencia de la especie. Aunque las condiciones de vida eran muy distintas a las actuales, los primeros seres humanos se preocupaban por asegurar la supervivencia de sus hijos desde el momento de su nacimiento.

1. Protección física: Los bebés eran protegidos físicamente por sus padres y otros miembros de la tribu. Al no existir cunas ni cochecitos, los bebés eran llevados en brazos o transportados en bolsas o atados a la espalda de sus madres.

2. Alimentación: La lactancia materna era la principal forma de alimentación de los bebés en la prehistoria. Las madres amamantaban a sus hijos durante un período prolongado, proporcionándoles los nutrientes necesarios para su desarrollo.

3. Alimentación complementaria: A medida que los bebés crecían, comenzaban a recibir alimentos complementarios a la leche materna. Estos alimentos consistían principalmente en frutas, vegetales y carne obtenidos a través de la caza y la recolección de alimentos.

El gran mamut de la prehistoria: ¡gratuito!

4. Cuidado de la higiene: Aunque los recursos eran limitados, los padres se preocupaban por mantener una cierta higiene en el cuidado de sus hijos. Utilizaban agua para lavar a los bebés y utilizaban hojas y pieles de animales para secarlos.

5. Protección contra los peligros: Los bebés eran protegidos de los peligros del entorno, como los depredadores y las condiciones climáticas extremas. Los padres los mantenían cerca de ellos y los cubrían con pieles y mantas para mantenerlos abrigados.

6. Estimulación y enseñanza: Aunque no existían juguetes como los conocemos hoy en día, los padres estimulaban a sus bebés a través del juego y la interacción. También les enseñaban habilidades básicas para la supervivencia, como la recolección de alimentos y la fabricación de herramientas.

La contabilidad en la prehistoria

En la prehistoria, no se encontraba desarrollada la escritura, por lo que no existían registros contables formales. Sin embargo, los seres humanos primitivos llevaban a cabo actividades económicas y comerciales rudimentarias.

1. Intercambio de bienes y servicios: En la era prehistórica, las sociedades dependían del intercambio de bienes y servicios para satisfacer sus necesidades básicas. Este intercambio se basaba en el trueque, es decir, el intercambio directo de un bien por otro sin utilizar una moneda como medio de cambio.

2. Registro mediante símbolos: Aunque no existían registros escritos como los conocemos hoy en día, se han encontrado evidencias de que los seres humanos prehistóricos utilizaban símbolos para llevar un registro de sus transacciones. Estos símbolos podían ser marcas en piedras, huesos o palos, que representaban la cantidad de bienes intercambiados.

3. Conteo y almacenamiento: Los seres humanos prehistóricos también tenían la necesidad de contar y almacenar los bienes que poseían. Para ello, utilizaban métodos simples de conteo, como contar con los dedos o con piedras. Asimismo, desarrollaron técnicas de almacenamiento, como cuevas o cestas, para mantener sus recursos seguros y organizados.

4. Control del inventario: A pesar de la falta de registros escritos, los seres humanos prehistóricos tenían la capacidad de controlar su inventario y saber cuántos bienes poseían. Esto les permitía tomar decisiones sobre cómo utilizar sus recursos y planificar sus actividades económicas.

5. Organización social: La contabilidad en la prehistoria también estaba relacionada con la organización social. Al llevar un registro de los bienes y servicios intercambiados, se establecían relaciones de confianza y se fortalecían los lazos entre los miembros de la comunidad. Esto contribuía a mantener la cohesión social y a garantizar la supervivencia del grupo.

Espero que disfrutes explorando el fascinante mundo de los trogloditas en la prehistoria, ¡diviértete descubriendo cómo vivían nuestros antepasados más primitivos!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir