Explicación general de la situación en España: Edad Neolítica.

La Edad Neolítica en España fue un periodo crucial en la historia de la península ibérica. Durante esta época, que se extendió aproximadamente desde el 6000 al 2200 a.C., se produjeron importantes cambios en la forma de vida de las comunidades humanas, marcando el inicio de la agricultura y la ganadería como actividades fundamentales. Además, se desarrollaron nuevas tecnologías y se establecieron los primeros asentamientos permanentes.

En este artículo, exploraremos de manera general la situación en España durante el Neolítico, centrándonos en aspectos como la organización social, la economía, la religión y la cultura material. También analizaremos la influencia que tuvieron los diferentes pueblos que habitaron la península en este periodo, como los iberos, los celtas y los tartesios. A través de esta explicación, obtendremos una visión más completa de cómo se desarrolló la vida en la antigua España durante este fascinante periodo histórico.

Calcolítico y Edad del Bronce: El Mundo en TransformaciónCalcolítico y Edad del Bronce: El Mundo en Transformación
Índice
  1. Revolución neolítica: ¿Cuándo ocurrió en España?
  2. Descubre el Neolítico: un resumen esencial

Revolución neolítica: ¿Cuándo ocurrió en España?

La Revolución Neolítica en España tuvo lugar aproximadamente entre el 6.000 y el 2.500 a.C. Durante este período, se produjo un cambio significativo en la forma de vida de las sociedades humanas, caracterizado por la transición de una economía de cazadores-recolectores a una economía agrícola y ganadera.

Este proceso revolucionario se tradujo en el abandono de la vida nómada y la adopción de una vida sedentaria. Los grupos humanos comenzaron a establecerse en asentamientos permanentes, lo que permitió el desarrollo de la agricultura y la domesticación de animales.

La introducción de la agricultura supuso una transformación radical en la forma de obtener alimentos. Los primeros cultivos que se cultivaron en España fueron el trigo, la cebada y las legumbres. Además, se domesticaron animales como el ganado vacuno, ovino y porcino, lo que permitió la obtención de carne y productos lácteos.

Este cambio en la forma de vida trajo consigo la aparición de nuevas tecnologías, como la cerámica, que permitió la almacenamiento y conservación de alimentos, así como el desarrollo de herramientas agrícolas más eficientes.

El armadillo gigante que vivió en la prehistoria: un asombroso hallazgo.El armadillo gigante que vivió en la prehistoria: un asombroso hallazgo.

La Revolución Neolítica en España no ocurrió de forma uniforme en todo el territorio. Se cree que las regiones del sureste peninsular y el valle del Ebro fueron las primeras en adoptar este nuevo modo de vida, debido a su clima más favorable para la agricultura.

Descubre el Neolítico: un resumen esencial

El Neolítico es una etapa crucial en la historia de la humanidad, marcada por importantes cambios en la forma de vida de las comunidades humanas. Durante este período, que se extendió aproximadamente desde el año 10.000 a.C. hasta el 3.000 a.C., se produjo la transición de una economía de caza y recolección a una economía basada en la agricultura y la domesticación de animales.

Este proceso de cambio fue fundamental para el desarrollo de la civilización, ya que permitió el sedentarismo y el establecimiento de comunidades más grandes y organizadas. La agricultura se convirtió en la principal fuente de subsistencia, lo que permitió a las personas tener un suministro constante de alimentos y, por lo tanto, desarrollar asentamientos permanentes.

Durante el Neolítico, también se produjo un avance en la tecnología, con la aparición de herramientas más sofisticadas, como la piedra pulida y la cerámica. Estos avances tecnológicos permitieron a las comunidades desarrollar nuevas técnicas agrícolas, como la irrigación, y mejorar la eficiencia en la producción de alimentos.

Además de la agricultura, la domesticación de animales también desempeñó un papel importante en el Neolítico. Los animales domesticados, como las ovejas, las cabras y los cerdos, proporcionaban a las comunidades no solo alimentos, sino también materiales para la confección de ropa y herramientas.

El desarrollo de la agricultura y la domesticación de animales también llevó a la aparición de la propiedad privada y la división del trabajo. A medida que las comunidades se volvían más sedentarias, era necesario establecer normas y reglas para el uso de la tierra y la distribución de los recursos. Además, surgieron diferentes roles y ocupaciones dentro de la comunidad, lo que permitió una mayor especialización y cooperación entre sus miembros.

Espero haber aclarado tus dudas sobre la situación en España durante la Edad Neolítica, ¡hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir