Entra la Prehistoria de la Península en Selectividad

La Prehistoria de la Península Ibérica es un periodo fascinante que abarca desde la aparición de los primeros homínidos hace más de un millón de años hasta la llegada de los romanos en el siglo III a.

C. A lo largo de este extenso periodo, se desarrollaron diferentes culturas y sociedades que dejaron su huella en el territorio ibérico.

En Selectividad, una de las pruebas de acceso a la universidad en España, es común que se incluyan preguntas relacionadas con la Prehistoria de la Península. Es importante tener un conocimiento básico de este periodo para poder responder adecuadamente a estas preguntas y obtener una buena calificación en el examen. En este artículo, exploraremos los aspectos más destacados de la Prehistoria de la Península Ibérica y proporcionaremos consejos útiles para prepararte para este tema en Selectividad.

¿Cuál es el significado del mesolítico, época de transición?¿Cuál es el significado del mesolítico, época de transición?
Índice
  1. Inicio de la Prehistoria en la Península Ibérica
  2. La Prehistoria en la Península Ibérica: una cronología extensa

Inicio de la Prehistoria en la Península Ibérica

La Prehistoria en la Península Ibérica se inicia hace aproximadamente 1,2 millones de años con la llegada de los primeros homínidos. Durante este periodo, no existían registros escritos, por lo que la información se obtiene a través de los restos materiales encontrados en yacimientos arqueológicos.

El paleolítico es la primera etapa de la Prehistoria en la Península Ibérica. Durante este periodo, los homínidos eran cazadores-recolectores y utilizaban herramientas de piedra para su subsistencia. Los yacimientos más importantes de esta época se encuentran en la zona norte de la Península, como el yacimiento de Atapuerca en Burgos.

El mesolítico es una transición entre el paleolítico y el neolítico. Durante esta etapa, los grupos humanos comenzaron a adaptarse a los cambios climáticos y a explotar de forma más intensiva los recursos naturales. Aparecen nuevas herramientas, como las puntas de flechas y los anzuelos, y se desarrolla la pesca y la recolección de frutos.

El neolítico marca un cambio significativo en la forma de vida de los grupos humanos. Se produce la transición de una economía de caza y recolección a una economía productiva basada en la agricultura y la ganadería. Se desarrolla la cerámica y la domesticación de animales, lo que permite una mayor sedentarización. Los yacimientos más destacados de esta época se encuentran en la zona mediterránea, como los poblados de Los Millares en Almería y Ses Païsses en Menorca.

M. Ruipérez: Sobre la prehistoria de los dialectos griegosM. Ruipérez: Sobre la prehistoria de los dialectos griegos

En el calcolítico se produce la introducción del cobre como material para la fabricación de herramientas y armas. Aparecen los primeros objetos de metal en la Península Ibérica, aunque su uso aún era limitado en comparación con la piedra. Los yacimientos más importantes de esta época se encuentran en la zona suroeste de la Península, como el yacimiento de Valencina de la

Concepción en Sevilla.

La Prehistoria en la Península Ibérica: una cronología extensa

La Prehistoria en la Península Ibérica abarca un período de tiempo muy extenso, que se divide en diferentes etapas. A continuación, se presenta una cronología detallada de estas etapas:

1. Paleolítico Inferior (2,5 millones - 150 000 a.

C.): Durante esta etapa, los primeros homínidos llegaron a la Península Ibérica y se desarrolló la tecnología lítica, con la fabricación de herramientas de piedra tallada.

2. Paleolítico Medio (150 000 - 35 000 a.

C.): Durante esta etapa, los neandertales habitaron la región y se caracterizó por una mayor diversidad en las herramientas líticas, así como la presencia de enterramientos.

3. Paleolítico Superior (35 000 - 10 000 a.

C.): Durante esta etapa, los primeros Homo sapiens llegaron a la Península Ibérica y se produjo una explosión cultural. Se desarrollaron técnicas de caza más sofisticadas, así como la producción de arte rupestre, como las pinturas de Altamira y Lascaux.

4. Mesolítico (10 000 - 5 000 a.

C.): Durante esta etapa, se produjeron cambios climáticos que llevaron a una adaptación de las comunidades humanas. Se desarrollaron nuevas técnicas de caza y recolección, así como el uso de herramientas de hueso y asta.

5. Neolítico (5 000 - 2 000 a.

C.): Durante esta etapa, se produjo la transición de una economía de caza y recolección a una economía agrícola y ganadera. Se desarrollaron técnicas de agricultura, se domesticaron animales y se comenzó a construir asentamientos permanentes.

6.

Calcolítico (2 000 - 1 500 a.

C.): Durante esta etapa, se produjo la introducción del cobre en la Península Ibérica, lo que permitió la fabricación de herramientas y objetos más sofisticados. Se desarrollaron también técnicas de metalurgia y se produjo un aumento en el comercio.

7. Edad del Bronce (1 500 - 700 a.

C.): Durante esta etapa, se produjo la introducción del bronce en la Península Ibérica, lo que permitió un mayor avance en la tecnología y la producción de armas y herramientas. Se desarrollaron también estructuras defensivas y se produjo un aumento en la complejidad social.

8. Edad del Hierro (700 - 19 a.

C.): Durante esta etapa, se produjo la introducción del hierro en la Península Ibérica, lo que permitió un mayor desarrollo tecnológico y la producción de armas y herramientas más eficientes. Se desarrollaron también estructuras políticas más complejas, como los castros y las ciudades fortificadas.

Esta cronología muestra la evolución de la sociedad y la cultura en la Península Ibérica a lo largo de miles de años, desde los primeros homínidos hasta la llegada de los romanos. Es importante destacar que esta es solo una visión general y que cada etapa tiene sus propias características y particularidades.

Espero que tu viaje a través de la Prehistoria de la Península en Selectividad sea tan emocionante como descubrir un fósil perdido en el tiempo. ¡Buena suerte!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir