¿En qué época de la prehistoria aparece el menhir?

El menhir es una de las estructuras más emblemáticas de la prehistoria y ha despertado la curiosidad de arqueólogos y aficionados durante siglos. Se trata de grandes piedras verticales que se erigieron en diversos lugares del mundo, desde Europa hasta África y Asia. Pero, ¿en qué época de la prehistoria aparece el menhir?

Según los estudios realizados, el menhir comenzó a aparecer en el Neolítico, una época que se sitúa aproximadamente entre el 7000 a.C. y el 3500 a.C. Durante este periodo, la humanidad experimentó importantes cambios en su estilo de vida, pasando de ser cazadores-recolectores a agricultores sedentarios. Fue en este contexto que surgieron los primeros asentamientos permanentes y las comunidades comenzaron a construir monumentos megalíticos como los menhires. Estas estructuras tenían un significado religioso o ritual y eran utilizadas como marcadores de territorio o como monumentos funerarios. A lo largo de la historia, los menhires han sido objeto de fascinación y misterio, y su presencia en diferentes culturas y épocas demuestra la importancia que tuvieron en la prehistoria.

Qué recuerdos de la época encontramos en el Neolítico!Qué recuerdos de la época encontramos en el Neolítico!
Índice
  1. Descubrimiento: Aparición de los menhires
  2. Monumentos del periodo neolítico: descúbrelos

Descubrimiento: Aparición de los menhires

El descubrimiento del fenómeno de la aparición de los menhires ha sido de gran importancia en el campo de la arqueología y la historia. Los menhires son monumentos megalíticos que consisten en grandes piedras verticales dispuestas en diferentes formaciones.

El descubrimiento de los menhires se remonta a tiempos prehistóricos, cuando las sociedades humanas comenzaron a construir estos monumentos con fines aún desconocidos. Los menhires se han encontrado en diferentes partes del mundo, como Europa, África y América.

El estudio de los menhires ha revelado información invaluable sobre las antiguas civilizaciones y su relación con el entorno natural. Estos monumentos han sido datados en diferentes periodos de la historia, desde la Edad de Piedra hasta la Edad del Bronce.

La aparición de los menhires ha sido objeto de diversas teorías y explicaciones. Algunos creen que estos monumentos fueron utilizados con propósitos religiosos o rituales, mientras que otros sugieren que podrían haber servido como marcadores de territorio o puntos de referencia astronómica.

Existe gente que vive en el paleolítico, ¡sorprendente realidad!Existe gente que vive en el paleolítico, ¡sorprendente realidad!

El descubrimiento de los menhires ha llevado a la identificación de diferentes tipos y estilos de construcción. Algunos menhires son simples y lisos, mientras que otros presentan grabados y decoraciones. Estas diferencias en la apariencia de los menhires han llevado a la clasificación y estudio de diferentes culturas y periodos históricos.

Monumentos del periodo neolítico: descúbrelos

Durante el periodo neolítico, que abarcó aproximadamente desde el año 10.000 a.C. hasta el 2.000 a.C., se desarrollaron diversos monumentos que hoy en día siguen siendo testigos de la habilidad y creatividad de las antiguas civilizaciones. Estos monumentos, construidos por comunidades agrícolas, se encuentran principalmente en Europa y Oriente Medio.

Uno de los monumentos más famosos del periodo neolítico es Stonehenge, ubicado en el sur de Inglaterra.

Este misterioso conjunto de piedras, erigido alrededor del año 3.000 a.C., consta de grandes bloques de piedra dispuestos en círculo. Aunque el propósito exacto de Stonehenge sigue siendo desconocido, se cree que tuvo un significado religioso o astronómico para las antiguas comunidades que lo construyeron.

Otro ejemplo destacado es el conjunto de megalitos de Carnac, en Bretaña, Francia. Este sitio alberga más de 3.000 menhires, que son grandes piedras verticales clavadas en el suelo. Se cree que fueron erigidas entre el 4.500 a.C. y el 3.000 a.C. y se utilizaban con fines ceremoniales o religiosos.

En Malta, se encuentra el Templo de Ġgantija, un complejo de templos construido alrededor del año 3.600 a.C. Este sitio arqueológico es conocido por sus enormes bloques de piedra que forman los muros de los templos. Se cree que estos templos fueron utilizados para rituales religiosos y pueden ser considerados como algunos de los primeros edificios religiosos del mundo.

En Escocia, se encuentra el conjunto de monumentos de Orkney, que incluye el famoso Maeshowe. Este túmulo funerario, construido alrededor del año 2.700 a.C., es conocido por sus inscripciones rúnicas y por albergar una cámara funeraria en su interior. Maeshowe es considerado uno de los mejores ejemplos de arquitectura neolítica en Europa.

Estos monumentos del periodo neolítico son solo algunos ejemplos de la riqueza cultural y arquitectónica de las antiguas civilizaciones. A través de su construcción, estas comunidades demostraron su capacidad para trabajar en equipo y su conocimiento de técnicas de construcción avanzadas. Su legado perdura hasta nuestros días, y su estudio nos permite comprender mejor el desarrollo de las sociedades humanas en el pasado.

Espero que tu interés en la prehistoria y en los menhires te lleve a descubrir los fascinantes misterios de nuestra historia ancestral. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir