En la prehistoria, se mide en siglos y en años.

La prehistoria es una etapa fascinante en la historia de la humanidad, ya que nos remonta a un tiempo anterior a la invención de la escritura. Durante este período, se estima que los seres humanos vivieron al menos dos millones de años antes de comenzar a registrar su historia de manera escrita. Es por esto que, al estudiar la prehistoria, se mide el tiempo en siglos y en años, en lugar de utilizar los calendarios y fechas que conocemos en la actualidad.

La falta de registros escritos en la prehistoria hace que los arqueólogos y antropólogos dependan de otros tipos de evidencia para comprender cómo vivían nuestros antepasados. Estas pistas incluyen herramientas de piedra, restos de comida, huesos de animales y arte rupestre, entre otros. A través del estudio de estos hallazgos, los expertos pueden reconstruir la forma de vida de las personas que vivieron en la prehistoria y estimar cuánto tiempo ha pasado desde entonces en términos de siglos y años.

Viaje cronológico desde el Paleolítico hasta los 60: ¡Descubre la historia!Viaje cronológico desde el Paleolítico hasta los 60: ¡Descubre la historia!
Índice
  1. Medición del tiempo en la prehistoria
  2. El hito que define la prehistoria y su fecha clave

Medición del tiempo en la prehistoria

La medición del tiempo en la prehistoria era fundamentalmente basada en la observación de los fenómenos naturales, como el movimiento del sol, la luna y las estaciones del año. Los primeros hombres utilizaban estos elementos para orientarse y para calcular períodos de tiempo.

1. Movimiento del sol: El sol era el principal indicador del paso del tiempo. Los hombres prehistóricos observaban el movimiento del sol a lo largo del día y utilizaban su posición para determinar la hora aproximada. Además, el sol les permitía saber cuándo era el amanecer y el atardecer, lo que les ayudaba a regular sus actividades diarias.

2. Movimiento de la luna: La luna también era un importante referente para medir el tiempo. Los hombres prehistóricos notaron que la luna tenía diferentes fases y ciclos, y utilizaban estas observaciones para determinar el paso de los días y las semanas. Además, la luna les permitía calcular el tiempo de manera más precisa, ya que sus ciclos eran más regulares que los del sol.

3. Estaciones del año: Los cambios estacionales eran otro elemento clave para medir el tiempo en la prehistoria. Los hombres prehistóricos se dieron cuenta de que ciertos eventos naturales, como la migración de animales o la floración de ciertas plantas, ocurrían en momentos específicos del año. Estos eventos les permitían tener una noción de las estaciones y calcular el paso del tiempo.

La Prehistoria de la Vegetación en la Península IbéricaLa Prehistoria de la Vegetación en la Península Ibérica

4. Marcadores naturales: Además de los fenómenos celestes y estacionales, los hombres prehistóricos utilizaban otros marcadores naturales para medir el tiempo. Por ejemplo, podían utilizar la altura de un árbol o la longitud de una sombra para tener una idea aproximada de la hora del día. También podían hacer marcas en la arena o en la tierra para contar los días o los eventos importantes.

5. Arte rupestre: Otra forma de medir el tiempo en la prehistoria era a través del arte rupestre. Muchas de las pinturas y grabados encontrados en cuevas y rocas representaban escenas relacionadas con la caza, la recolección o eventos importantes. Estas representaciones podían servir como una especie de calendario visual, ayudando a los hombres prehistóricos a recordar y contar el tiempo.

El hito que define la prehistoria y su fecha clave

La prehistoria es el período de tiempo que abarca desde la aparición del ser humano hasta la invención de la escritura. Durante este período, los seres humanos vivían en pequeñas comunidades nómadas y dependían de la caza, la pesca y la recolección de alimentos para sobrevivir.

El hito que define la prehistoria es la invención de la escritura, ya que a partir de este momento los seres humanos comenzaron a registrar la información de manera sistemática y a transmitirla de generación en generación. La escritura permitió el desarrollo de la civilización, el avance de la tecnología y el progreso de la sociedad.

La fecha clave que marca el inicio de la escritura y, por lo tanto, el fin de la prehistoria, es aproximadamente el año 3.200 a.C. en Mesopotamia. En este lugar se desarrolló la escritura cuneiforme, que consistía en la utilización de símbolos grabados en tablillas de arcilla húmeda. Esta forma de escritura fue utilizada principalmente para llevar registros contables y administrativos, pero con el tiempo se fue perfeccionando y expandiendo su uso.

La invención de la escritura marcó un antes y un después en la historia de la humanidad, ya que permitió la acumulación de conocimientos, la comunicación a larga distancia y la preservación de la historia. A partir de este momento, los seres humanos pudieron transmitir información de manera más eficiente y desarrollar nuevas formas de organización social, política y cultural.

Espero que tu viaje a través de los siglos y los años de la prehistoria sea tan fascinante como el misterio que envuelve a esta época, ¡hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir