El tipo de viviendas en Canarias durante la Prehistoria

Las Islas Canarias, situadas en el océano Atlántico, han sido habitadas desde tiempos prehistóricos. Durante esta época, los antiguos canarios construyeron una variedad de viviendas adaptadas a las condiciones geográficas y climáticas de la región. Estas viviendas, conocidas como "casas cueva" o "casas de piedra", eran construcciones rudimentarias pero eficientes para protegerse de los elementos y como refugio contra posibles ataques.

En las zonas costeras, donde la pesca y la recolección eran fundamentales para la subsistencia, se encontraban las "casas de piedra". Estas viviendas eran construidas con grandes bloques de piedra y se utilizaban principalmente como almacenes para guardar herramientas y alimentos. En cambio, en las zonas montañosas y volcánicas, donde la agricultura era más común, se encontraban las "casas cueva". Estas viviendas eran excavadas en la roca volcánica y se construían de forma circular u ovalada, con techos bajos para mantener el calor y evitar la entrada de frío y humedad.

Línea del tiempo: Historia y Prehistoria según JWLínea del tiempo: Historia y Prehistoria según JW
Índice
  1. Descubre las viviendas de los antiguos canarios
  2. Viviendas aborígenes canarias: diversidad en las islas.

Descubre las viviendas de los antiguos canarios

Las viviendas de los antiguos canarios eran conocidas como "casas-cueva" o "casas-lares", y eran construcciones típicas de la cultura aborigen de las Islas Canarias. Estas viviendas se caracterizaban por estar excavadas en el suelo o en la roca volcánica, aprovechando la propia geología de las islas.

La forma de las viviendas canarias variaba según la zona geográfica y los recursos disponibles, pero en general eran estructuras rectangulares con techos planos hechos con ramas y paja. Algunas de estas viviendas tenían incluso varias habitaciones, separadas por tabiques de piedra.

El interior de estas viviendas solía ser bastante sencillo, con una única estancia que cumplía diferentes funciones, como cocina, comedor y dormitorio. Además, en algunas de estas viviendas se excavaban cuevas anexas para almacenar alimentos y utensilios.

Las casas-cueva canarias tenían varias ventajas, ya que su diseño permitía una buena aislación térmica, manteniendo el interior fresco en verano y cálido en invierno. Además, estas viviendas se integraban perfectamente en el paisaje, evitando alterar demasiado el entorno natural.

Símbolos fálicos en el arte móvil del paleolítico: una exploraciónSímbolos fálicos en el arte móvil del paleolítico: una exploración

En cuanto a su ubicación, las viviendas canarias solían estar situadas cerca de las zonas de cultivo, para facilitar el trabajo agrícola. También se encontraban cerca de fuentes de agua, ya que el acceso a este recurso era fundamental para la supervivencia de la comunidad.

En la actualidad, algunas de estas viviendas han sido restauradas y se pueden visitar como museos o centros de interpretación. Estos espacios permiten conocer de cerca la forma de vida y la cultura de los antiguos canarios, así como apreciar la ingeniería y arquitectura ancestral de estas construcciones.

Viviendas aborígenes canarias: diversidad en las islas.

Las viviendas aborígenes canarias son una muestra de la diversidad cultural y arquitectónica que existía en las islas antes de la llegada de los colonizadores europeos. Estas viviendas eran construidas por los antiguos habitantes de las islas, conocidos como aborígenes canarios.

Entre las distintas islas del archipiélago canario, se pueden encontrar diferentes tipos de viviendas aborígenes, adaptadas a las características geográficas y climáticas de cada lugar. Algunos de los tipos de viviendas más conocidos son:

1. Cuevas: Las cuevas eran utilizadas como viviendas en varias islas del archipiélago. Estas cuevas eran excavadas en la roca volcánica y proporcionaban protección frente al clima adverso y las altas temperaturas. Algunas cuevas eran utilizadas como viviendas permanentes, mientras que otras eran utilizadas como refugio temporal.

2. Choza de piedra: Este tipo de vivienda se construía con piedras apiladas y cubiertas con ramas y paja. Las chozas de piedra eran una opción común en zonas rurales de las islas, especialmente en Lanzarote y Fuerteventura. Estas viviendas ofrecían protección frente al viento y el sol, además de mantener una temperatura interior más fresca.

3. Cabañas de barro: Las cabañas de barro eran comunes en las zonas más húmedas de las islas, como La Gomera y La Palma. Estas viviendas se construían con barro y piedras, formando paredes gruesas que proporcionaban aislamiento térmico y protección frente a las lluvias.

4. Choza de ramas y paja: Este tipo de vivienda se construía con ramas entrelazadas y cubiertas con paja. Eran utilizadas principalmente en zonas rurales de las islas, como Tenerife y Gran Canaria. Estas chozas eran fáciles de construir y desmontar, lo que permitía a los aborígenes canarios moverse en busca de mejores condiciones de vida.

La diversidad en las viviendas aborígenes canarias refleja la adaptación de los antiguos habitantes de las islas a su entorno natural. Cada tipo de vivienda estaba diseñado para proporcionar protección y comodidad, teniendo en cuenta las particularidades climáticas y geográficas de cada isla.

Hoy en día, algunas de estas viviendas aborígenes canarias han sido preservadas y se pueden visitar en museos y sitios arqueológicos de las islas. Estas viviendas son un testimonio del rico patrimonio cultural de Canarias y nos permiten conocer un poco más sobre la vida de los primeros habitantes de las islas.

Espero que encuentres en el pasado de Canarias las raíces de un hogar que te inspire a construir un futuro lleno de historia y conexión con la tierra.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir