El Neolítico se extendió tanto al este, como al oeste.

El Neolítico, también conocido como la Edad de Piedra Nueva, fue una época crucial en la evolución de la humanidad. Durante este periodo, las sociedades humanas comenzaron a abandonar su estilo de vida nómada y a establecerse en asentamientos permanentes. Este cambio trajo consigo importantes avances en la agricultura, la ganadería y la tecnología, lo que permitió un mayor desarrollo económico y social.

El Neolítico se extendió tanto al este, como al oeste, abarcando diferentes regiones del mundo. En el este, las sociedades neolíticas surgieron en el área conocida como el Creciente Fértil, que incluye el actual Medio Oriente. Allí, se desarrollaron las primeras formas de agricultura y ganadería, así como la domesticación de animales como el perro y la cabra. Por otro lado, en el oeste, el Neolítico se extendió por Europa, donde se establecieron comunidades agrícolas en lugares como la península ibérica y las islas británicas. Estas sociedades también experimentaron avances en la cerámica y la construcción de monumentos megalíticos como Stonehenge.

El Neolítico: una época agrícola y urbana de gran importanciaEl Neolítico: una época agrícola y urbana de gran importancia
Índice
  1. Expansión del Neolítico en el mundo
  2. Extensión del Neolítico a Europa: cronología y ubicación.

Expansión del Neolítico en el mundo

El Neolítico fue una etapa crucial en la historia de la humanidad, marcada por la transición de una economía de cazadores-recolectores a una economía basada en la agricultura y la domesticación de animales. Esta revolución agrícola tuvo lugar en diferentes regiones del mundo de manera independiente, lo que llevó a la expansión del Neolítico a lo largo del tiempo.

La expansión del Neolítico comenzó hace aproximadamente 10,000 años en el Creciente Fértil, una región que abarca partes de lo que hoy son el Levante mediterráneo y Mesopotamia. Aquí, las comunidades humanas comenzaron a cultivar plantas como el trigo y la cebada, y a criar animales como el ganado y las ovejas. Estas prácticas agrícolas permitieron a las personas establecer asentamientos permanentes, desarrollar sociedades más complejas y acumular excedentes de alimentos.

Desde el Creciente Fértil, la expansión del Neolítico se extendió a otras partes del mundo. En Europa, por ejemplo, se desarrolló la cultura de los agricultores neolíticos, caracterizada por la construcción de estructuras monumentales como los megalitos y la producción de cerámica decorada. En Asia, se desarrollaron civilizaciones como la del valle del Indo, que se basaban en la agricultura y tenían complejos sistemas de riego.

En África, la expansión del Neolítico se produjo en diferentes momentos y en diversas regiones. Las sociedades agrícolas se establecieron en el valle del Nilo, en el África subsahariana y en el Magreb. En estas áreas, la agricultura permitió un mayor desarrollo de las comunidades humanas y el surgimiento de civilizaciones como la de los faraones en Egipto.

¿Para qué se usaban los dólmenes en la Prehistoria?¿Para qué se usaban los dólmenes en la Prehistoria?

En América, la expansión del Neolítico también tuvo lugar de forma independiente. En Mesoamérica, por ejemplo, se desarrollaron culturas como la olmeca, que practicaban la agricultura y construían grandes monumentos.

En Sudamérica, se desarrollaron civilizaciones como la de los incas, que construyeron un vasto imperio basado en la agricultura en terrazas.

Extensión del Neolítico a Europa: cronología y ubicación.

El Neolítico, también conocido como la Edad de Piedra Nueva, fue un período de la prehistoria que se caracterizó por la transición de la economía de cazadores-recolectores a una economía basada en la agricultura y la domesticación de animales. Esta revolución ocurrió de forma gradual en diferentes regiones del mundo, incluyendo Europa.

La extensión del Neolítico a Europa tuvo lugar aproximadamente entre el 7000 a.C. y el 3000 a.C., aunque las fechas exactas pueden variar dependiendo de la región específica. Durante este período, las comunidades humanas comenzaron a establecerse en asentamientos permanentes, cultivando plantas y criando animales para su sustento.

La ubicación del Neolítico en Europa fue amplia y variada. Se cree que se originó en el Creciente Fértil, una región que abarca el sureste de Anatolia, Mesopotamia y el Levante. Desde allí, el Neolítico se extendió hacia el oeste y el norte de Europa a través de migraciones y difusión cultural.

En Europa, las primeras evidencias de la agricultura y la domesticación de animales se encuentran en el sureste del continente, en lugares como Grecia, Bulgaria y el oeste de Turquía. Estos primeros agricultores neolíticos cultivaban trigo, cebada y legumbres, y criaban animales como ovejas, cabras y cerdos.

A medida que avanzaba el Neolítico, las prácticas agrícolas se extendieron hacia el oeste y el norte de Europa. Se han encontrado evidencias de asentamientos agrícolas en lugares como Francia, Gran Bretaña, Alemania, Polonia y los Países Bajos. Estos asentamientos se caracterizaban por la presencia de casas permanentes, campos cultivados y herramientas agrícolas.

El Neolítico europeo también se caracterizó por la producción de cerámica, el desarrollo de la metalurgia y la construcción de monumentos megalíticos, como los famosos dólmenes y menhires. Estas estructuras monumentales son evidencia de la organización social y religiosa de las comunidades neolíticas.

Que tu curiosidad por el Neolítico te guíe hacia nuevos horizontes, tanto al este como al oeste. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir