El inicio de la prehistoria, hace 7 millones de años.

La prehistoria es un periodo fascinante en la historia de la humanidad, que abarca desde el origen del hombre hasta la invención de la escritura. En este artículo, nos centraremos en el inicio de la prehistoria, hace aproximadamente 7 millones de años, cuando nuestros antepasados más remotos comenzaron a caminar sobre dos piernas y a desarrollar herramientas rudimentarias.

El inicio de la prehistoria marca el comienzo de un largo proceso evolutivo que llevó a la aparición de los primeros homínidos, como el Australopithecus, que vivieron en África hace millones de años. Estos primeros homínidos eran bípedos y tenían una capacidad limitada para fabricar herramientas, lo que les permitía sobrevivir en un entorno hostil. A lo largo de los siglos, nuestros antepasados fueron evolucionando y adaptándose a su entorno, hasta llegar a la especie humana tal como la conocemos hoy en día.

Distribución de los oficios en el Neolítico: un estudio reveladorDistribución de los oficios en el Neolítico: un estudio revelador
Índice
  1. Inicio de la prehistoria: un viaje al pasado sin límites
  2. Fin de la prehistoria y comienzo de la historia

Inicio de la prehistoria: un viaje al pasado sin límites

La prehistoria es el periodo de tiempo que abarca desde la aparición del ser humano hasta la invención de la escritura. Durante esta etapa, nuestros antepasados vivieron en sociedades primitivas, dependiendo de la caza, la pesca y la recolección de alimentos para sobrevivir.

El inicio de la prehistoria se remonta a millones de años atrás, cuando los primeros homínidos comenzaron a aparecer en diferentes partes del mundo. Estos homínidos eran seres primitivos, similares a los primates, que se caracterizaban por caminar erguidos y tener un desarrollo cerebral más avanzado.

Durante el Paleolítico, que es la primera etapa de la prehistoria, los seres humanos vivían en pequeñas comunidades nómadas. Utilizaban herramientas de piedra y hueso para cazar animales y recolectar alimentos. También utilizaban el fuego para calentarse y cocinar los alimentos.

Con el paso del tiempo, los seres humanos fueron desarrollando habilidades cada vez más complejas. Aprendieron a fabricar herramientas más sofisticadas, como las puntas de flecha, que les permitían cazar con mayor eficacia. También comenzaron a pintar en las paredes de las cuevas, dejando testimonios de su vida y sus creencias.

El gran mamut de la prehistoria: ¡gratuito!

En el Neolítico, que es la segunda etapa de la prehistoria, los seres humanos comenzaron a practicar la agricultura y la ganadería. Esto les permitió establecerse en comunidades más grandes y fijas, ya que podían producir suficiente alimento para alimentar a todos sus miembros.

Además, durante el Neolítico se desarrolló la cerámica, lo que permitió a los seres humanos almacenar y transportar alimentos de manera más eficiente. También se construyeron los primeros asentamientos fortificados, como Jericó en Oriente Próximo.

Fin de la prehistoria y comienzo de la historia

El fin de la prehistoria y el comienzo de la historia marca un momento crucial en la evolución de la humanidad. La prehistoria es el periodo anterior a la invención de la escritura, por lo que el fin de este periodo coincide con la aparición de la escritura y el inicio de la historia registrada.

En términos cronológicos, el fin de la prehistoria y el comienzo de la historia varía en diferentes partes del mundo. En general, se considera que la prehistoria finalizó alrededor del 3500 a.C. en Mesopotamia, con el surgimiento de las primeras civilizaciones como Sumeria y el desarrollo de la escritura cuneiforme.

El desarrollo de la escritura fue un avance fundamental para la humanidad, ya que permitió la transmisión de conocimientos y la creación de registros escritos que podían perdurar en el tiempo. Esto marcó el inicio de la historia registrada, ya que a partir de este momento los acontecimientos podían ser documentados y estudiados posteriormente.

Con el comienzo de la historia, surgieron las primeras civilizaciones y se produjo un importante avance en diversas áreas como la agricultura, la arquitectura, el comercio y la organización social. Las antiguas civilizaciones como Egipto, Mesopotamia, India y China, entre otras, se desarrollaron y dejaron un legado cultural y tecnológico que ha perdurado hasta nuestros días.

Es importante destacar que el fin de la prehistoria y el comienzo de la historia no significa que todos los pueblos del mundo hayan adoptado la escritura al mismo tiempo. En algunas regiones, como América, África y Oceanía, la escritura apareció más tarde o nunca se desarrolló de manera sistemática. Sin embargo, esto no implica que estas regiones carezcan de historia, ya que existen otras formas de transmitir conocimientos y preservar la memoria colectiva, como la tradición oral y los artefactos arqueológicos.

Espero que tu viaje por el inicio de la prehistoria sea tan fascinante como los misterios que aguardan hace 7 millones de años. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir