El cultivo del aceite de oliva neolítico: un descubrimiento milenario

El aceite de oliva es uno de los productos más antiguos y valorados de la historia. Su origen se remonta al Neolítico, hace más de 6.000 años, cuando los seres humanos comenzaron a cultivar olivos y extraer el preciado líquido de sus frutos. Este descubrimiento revolucionó la forma de vida de las comunidades neolíticas, ya que no solo les proporcionaba alimento y combustible, sino que también tenía propiedades medicinales y se utilizaba en rituales religiosos.

El cultivo del aceite de oliva en el periodo neolítico fue una práctica fundamental en la consolidación de las primeras sociedades sedentarias. A medida que las comunidades se asentaban y comenzaban a cultivar la tierra, descubrieron que el olivo era una planta resistente y de fácil cultivo. Esto les permitió obtener una fuente constante de alimento y aceite para su sustento diario y para el comercio con otras comunidades. Además, el aceite de oliva se convirtió en un símbolo de estatus y poder, utilizado por las élites para demostrar su riqueza y sofisticación.

¿En qué época de la prehistoria se inventó la luz?¿En qué época de la prehistoria se inventó la luz?
Índice
  1. Obtención del aceite de oliva en la antigüedad
  2. Introducción del aceite de oliva en España

Obtención del aceite de oliva en la antigüedad

En la antigüedad, la obtención del aceite de oliva era un proceso fundamental para la vida cotidiana y la economía de muchas civilizaciones. A continuación, se describen los principales pasos y técnicas utilizadas en este proceso:

1. Recolección de las aceitunas: La primera etapa consistía en la recolección de las aceitunas maduras. Esto se realizaba a mano, utilizando escaleras o sacudiendo las ramas de los olivos para que las aceitunas cayeran en redes o lonas extendidas en el suelo.

2. Molienda de las aceitunas: Una vez recolectadas, las aceitunas se llevaban a los molinos. En la antigüedad, estos molinos eran movidos por animales o por fuerza humana. Las aceitunas se colocan en un espacio llamado "mortero" y se aplastan mediante una piedra llamada "molino". El resultado es una masa llamada "pasta de aceituna".

3. Prensado de la pasta de aceituna: La pasta de aceituna se coloca en capas sobre discos de esparto o fibra vegetal llamados "capachos" y se apilan en una prensa. El prensado permite separar el aceite de oliva del resto de la pasta. La presión aplicada hace que el aceite fluya por los orificios del capacho, mientras que el residuo sólido se queda atrapado.

Evolución de la rana desde la prehistoria: un fascinante recorrido.Evolución de la rana desde la prehistoria: un fascinante recorrido.

4. Decantación y filtración: Una vez obtenido el aceite de oliva, se deja reposar en recipientes de cerámica o de piedra para que se separe de forma natural de los sedimentos y otras impurezas.

Posteriormente, se filtra para eliminar cualquier partícula sólida restante.

5. Almacenamiento: El aceite de oliva se almacenaba en ánforas de barro o en tinajas de cerámica herméticamente cerradas para protegerlo de la luz y el aire. Estos recipientes se guardaban en lugares frescos y oscuros, como bodegas subterráneas, para preservar la calidad del aceite durante el mayor tiempo posible.

La obtención del aceite de oliva en la antigüedad era un proceso laborioso que requería de mano de obra y conocimientos técnicos. Sin embargo, el aceite de oliva era muy valorado por sus propiedades culinarias y medicinales, por lo que su producción y comercialización eran actividades de gran importancia económica.

Introducción del aceite de oliva en España

El aceite de oliva ha sido un elemento fundamental en la cultura y la gastronomía española desde tiempos remotos. Su introducción en España se remonta a la época de los fenicios, quienes trajeron el olivo a la península ibérica alrededor del siglo VIII a.C.

Desde entonces, el olivo se ha convertido en uno de los cultivos más importantes de España, especialmente en las regiones mediterráneas como Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana. Estas áreas son conocidas por su clima favorable y suelos fértiles, ideales para el cultivo del olivo.

La producción de aceite de oliva en España ha ido evolucionando a lo largo de los siglos. En un principio, el aceite de oliva se obtenía mediante métodos rudimentarios, como la trituración de las aceitunas con piedras y la extracción del aceite a través de prensas de viga.

Con el tiempo, se fueron desarrollando técnicas más avanzadas, como la utilización de molinos de rueda hidráulica y prensas de husillo, que permitían obtener un aceite de mayor calidad y en mayor cantidad. Además, se empezaron a implementar sistemas de almacenamiento y conservación del aceite, como las tinajas de barro y las ánforas de cerámica.

En la actualidad, España es el mayor productor de aceite de oliva a nivel mundial, superando a países como Italia y Grecia. La variedad de aceituna más cultivada en España es la denominada "Picual", seguida de cerca por la variedad "Hojiblanca" y la "Arbequina". Estas variedades aportan distintos sabores y aromas al aceite de oliva, lo que permite una gran diversidad en la oferta de productos.

El aceite de oliva español se caracteriza por su alta calidad y su versatilidad en la cocina. Se utiliza tanto para freír y cocinar, como para aderezar ensaladas y platos fríos. Además, el aceite de oliva virgen extra, considerado el de mayor calidad, se utiliza también en la elaboración de productos cosméticos y medicinales.

Espero que encuentres en el cultivo del aceite de oliva neolítico un viaje fascinante hacia nuestras raíces, donde la tradición milenaria se entrelaza con el arte de cultivar y extraer el oro líquido de la naturaleza. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir