El comienzo del Paleolítico en la Península Ibérica.

El Paleolítico es una de las etapas más antiguas de la historia de la humanidad, caracterizada por el desarrollo de las primeras herramientas de piedra. En la Península Ibérica, este período se inició hace aproximadamente 1.4 millones de años, con la llegada de los primeros grupos humanos a la región. Durante esta época, los seres humanos vivían en pequeñas comunidades nómadas y se dedicaban principalmente a la caza, la recolección de alimentos y la fabricación de herramientas rudimentarias.

El estudio del Paleolítico en la Península Ibérica es de vital importancia para comprender la evolución de nuestros antepasados y su relación con el entorno natural. A través de los restos arqueológicos encontrados en diferentes yacimientos de la región, los investigadores han podido reconstruir parte de la historia de estos primeros habitantes. Además, el estudio del Paleolítico en la Península Ibérica también nos permite conocer las características geográficas y climáticas de la región en aquel entonces, así como las primeras manifestaciones artísticas y culturales de la humanidad.

Índice
  1. Comienzo del Paleolítico en la península ibérica
  2. Inicio del Paleolítico

Comienzo del Paleolítico en la península ibérica

El comienzo del Paleolítico en la península ibérica se remonta aproximadamente a hace 1,4 millones de años, durante el periodo conocido como Pleistoceno inferior. Durante esta época, la península ibérica estaba habitada por diferentes especies de homínidos, como el Homo antecessor y el Homo heidelbergensis.

Durante el Paleolítico inferior, los grupos humanos que habitaban la península ibérica eran nómadas y se dedicaban principalmente a la caza y recolección de alimentos. Utilizaban herramientas de piedra tallada, como hachas de mano y bifaces, para la caza y el procesamiento de animales.

A medida que avanzaba el Paleolítico medio, hace aproximadamente 300.000 años, se produjeron importantes avances en la tecnología lítica. Los grupos humanos comenzaron a utilizar técnicas más sofisticadas de talla de piedra, como la técnica del Levallois, que permitía obtener hojas de mayor tamaño y calidad.

Durante el Paleolítico superior, que abarca desde hace aproximadamente 40.000 hasta 10.000 años atrás, se produjeron importantes cambios culturales. Los grupos humanos desarrollaron nuevas técnicas de talla de piedra, como el método de laminación, que permitía obtener hojas más finas y afiladas.

También comenzaron a utilizar técnicas de producción de artefactos en hueso y marfil.

Durante este periodo, los grupos humanos también empezaron a desarrollar una mayor capacidad simbólica. Se han encontrado numerosas manifestaciones artísticas, como pinturas rupestres y objetos de adorno personal, que indican una mayor sofisticación cultural.

En cuanto a la organización social, se cree que durante el Paleolítico en la península ibérica existían grupos humanos de tamaño reducido, que se organizaban en bandas nómadas. Estas bandas se desplazaban por el territorio en busca de recursos, estableciendo campamentos temporales en diferentes lugares.

Inicio del Paleolítico

El Paleolítico, también conocido como la Edad de Piedra Antigua, es el período más antiguo de la historia de la humanidad. Comenzó hace aproximadamente 2,6 millones de años y se extendió hasta hace unos 10,000 años. Durante este tiempo, los seres humanos eran cazadores-recolectores y dependían principalmente de la caza de animales y la recolección de plantas para su supervivencia.

El inicio del Paleolítico se caracteriza por el desarrollo de herramientas de piedra simples, como las lascas y las lascas bifaciales. Estas herramientas eran utilizadas para cazar y despiezar animales, así como para procesar alimentos y fabricar otros utensilios básicos.

Durante este período, los seres humanos vivían en pequeños grupos nómadas, moviéndose constantemente en busca de alimentos. No se establecían en asentamientos permanentes, sino que se adaptaban a su entorno y seguían a los animales migratorios en su búsqueda de comida.

El Paleolítico temprano también se caracteriza por la aparición de la tecnología del fuego. Los seres humanos aprendieron a controlar el fuego, lo que les proporcionó calor, luz y protección contra los depredadores. Además, el fuego también se utilizaba para cocinar alimentos, lo que mejoraba su digestibilidad y facilitaba la extracción de nutrientes.

A medida que avanzaba el Paleolítico, los seres humanos comenzaron a desarrollar herramientas más sofisticadas, como las hachas de mano y las puntas de flecha. Estas herramientas eran más eficientes para la caza y permitieron a los seres humanos expandir su dieta y acceder a diferentes tipos de alimentos.

Espero que te adentres en el fascinante viaje hacia el pasado en la Península Ibérica durante el inicio del Paleolítico, y que descubras los secretos que guardan las huellas de nuestros antepasados. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir