Cuando se difundió el neolítico por la península ibérica

El periodo neolítico, también conocido como la Edad de Piedra pulida, fue una etapa crucial en la historia de la humanidad. Durante este periodo, los seres humanos abandonaron la vida nómada de cazadores y recolectores para establecerse en comunidades agrícolas y ganaderas. En la península ibérica, la llegada del neolítico tuvo lugar alrededor del 5000 a.C., marcando un cambio significativo en la forma de vida de sus habitantes.

La difusión del neolítico en la península ibérica fue un proceso gradual que se extendió a lo largo de varios siglos. Los primeros indicios de esta transición se pueden encontrar en el sur de la península, en zonas como Andalucía y el Levante, donde se han hallado restos arqueológicos que evidencian la práctica de la agricultura y la domesticación de animales. Con el paso del tiempo, estas prácticas se extendieron hacia el norte, llegando a regiones como Galicia y Asturias. Este proceso de difusión del neolítico fue fundamental para el desarrollo de las sociedades prehistóricas en la península ibérica y sentó las bases de la civilización que vendría después.

Índice
  1. Llegada del Neolítico a España
  2. Descubrimiento del Neolítico

Llegada del Neolítico a España

El Neolítico llegó a España alrededor del 6000 a.C. y supuso un cambio significativo en la forma de vida de las comunidades humanas. Este período se caracterizó por la transición de una economía de recolección y caza a una economía basada en la agricultura y la ganadería, así como por el desarrollo de la cerámica y la construcción de asentamientos permanentes.

Durante la llegada del Neolítico a España, hubo una serie de cambios culturales y sociales importantes. Uno de los principales fue la introducción de la agricultura, lo que permitió a las comunidades sedentarias producir su propio alimento y establecer asentamientos estables. Esto llevó al desarrollo de la ganadería, la domesticación de animales como ovejas, cabras y cerdos, y la creación de técnicas agrícolas avanzadas, como la rotación de cultivos.

Otro aspecto clave de la llegada del Neolítico fue el desarrollo de la cerámica. Los agricultores neolíticos comenzaron a crear vasijas de arcilla para almacenar alimentos y agua, lo que les permitió tener una mayor capacidad de almacenamiento y una mayor durabilidad de los alimentos. Esto también llevó al desarrollo de nuevas técnicas de alfarería y a la creación de objetos decorativos.

La llegada del Neolítico también tuvo un impacto en la organización social.

Las comunidades neolíticas desarrollaron una estructura social más compleja, con roles diferenciados según el género y la edad. Además, se establecieron jerarquías y se desarrollaron sistemas de intercambio de bienes y servicios.

La Prehistoria: Pleistoceno medio (780.000 a 120.000) en detalle.La Prehistoria: Pleistoceno medio (780.000 a 120.000) en detalle.

En cuanto a la distribución geográfica de la llegada del Neolítico en España, se ha documentado la presencia de comunidades agrícolas y ganaderas en diferentes regiones del país. Algunas de las zonas más importantes fueron el Levante, Cataluña, Andalucía y el valle del Ebro.

Descubrimiento del Neolítico

El descubrimiento del Neolítico fue un hito crucial en la historia de la humanidad. El término "Neolítico" se refiere a la última etapa de la Edad de Piedra, que comenzó alrededor del año 10,000 a.C. y se caracterizó por el desarrollo de la agricultura y la domesticación de animales.

El descubrimiento del Neolítico fue un proceso gradual que ocurrió en diferentes regiones del mundo de manera independiente. Los primeros indicios de este descubrimiento se encuentran en el Creciente Fértil, una región que abarca partes de lo que hoy conocemos como Oriente Medio, donde se encontraron los restos arqueológicos más antiguos de cultivos domésticos y asentamientos permanentes.

Uno de los principales descubrimientos del Neolítico fue el desarrollo de la agricultura. Los cazadores-recolectores de la época comenzaron a cultivar plantas como el trigo, la cebada y los guisantes, lo que les permitió establecer asentamientos permanentes y abandonar su estilo de vida nómada. La domesticación de animales también fue un descubrimiento importante, ya que permitió a las comunidades tener una fuente constante de alimento y otros recursos.

El descubrimiento del Neolítico tuvo un impacto significativo en la sociedad humana. El establecimiento de asentamientos permanentes llevó al desarrollo de comunidades más grandes y complejas. La agricultura y la domesticación de animales también permitieron a las sociedades acumular excedentes de alimentos, lo que a su vez llevó al desarrollo del comercio y la especialización laboral.

Además, el descubrimiento del Neolítico también tuvo un impacto en la tecnología. La necesidad de realizar tareas agrícolas y construir estructuras permanentes llevó a la invención de herramientas más avanzadas, como el arado y la cerámica. También se desarrollaron nuevas técnicas de construcción, como la albañilería y la carpintería, que permitieron la construcción de viviendas más duraderas.

Espero que encuentres fascinantes descubrimientos en tu búsqueda del conocimiento acerca de la difusión del neolítico en la península ibérica. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir