Cuáles fueron los pobladores del neolítico más antiguo?

El neolítico fue una etapa clave en la evolución de la humanidad, ya que marcó el paso de una economía de caza y recolección a una economía basada en la agricultura y la domesticación de animales. Durante este periodo, surgieron las primeras comunidades sedentarias y se desarrollaron las técnicas de cultivo y cría de animales. Pero, ¿quiénes fueron los pobladores del neolítico más antiguo?

Los estudios arqueológicos indican que los primeros pobladores del neolítico más antiguo fueron grupos de cazadores-recolectores que comenzaron a practicar la agricultura y la ganadería hace aproximadamente 10.000 años. Estos grupos se establecieron en zonas con recursos naturales abundantes, como ríos y bosques, que les permitían obtener alimentos de manera más sostenible. Además, gracias a la sedentarización, pudieron construir viviendas más permanentes y desarrollar herramientas y técnicas más sofisticadas.

Distribución de los oficios en el Neolítico: un estudio reveladorDistribución de los oficios en el Neolítico: un estudio revelador
Índice
  1. Orígenes del Neolítico: los primeros poblados descubiertos
  2. Vida tribal en el Neolítico

Orígenes del Neolítico: los primeros poblados descubiertos

Durante el período conocido como Neolítico, que abarcó aproximadamente desde el año 10.000 a.C. hasta el 4.000 a.C., se produjo un importante cambio en la forma de vida de las sociedades humanas. Este cambio se caracterizó por el abandono de la vida nómada y la adopción de una vida sedentaria, basada en la agricultura y la crianza de animales.

Los primeros poblados neolíticos fueron descubiertos en diferentes regiones del mundo. Uno de los más conocidos es el poblado de Çatalhöyük, ubicado en lo que hoy es Turquía. Este asentamiento, datado entre el 7.000 y el 5.000 a.C., es considerado uno de los más antiguos y mejor conservados de la época.

En Çatalhöyük se han encontrado evidencias de una sociedad agrícola altamente desarrollada. Los habitantes de este poblado cultivaban trigo, cebada y legumbres, y criaban ovejas y cabras. Además, también practicaban la caza y la recolección de frutos silvestres.

Otro importante sitio neolítico es Jericó, situado en la actual Palestina. Este asentamiento, fundado alrededor del año 9.000 a.C.

, es considerado uno de los más antiguos del mundo. En Jericó se han descubierto restos de viviendas circulares construidas con adobe, así como una torre de defensa y una muralla que rodeaba la ciudad.

El gran mamut de la prehistoria: ¡gratuito!

En Europa, uno de los poblados neolíticos más destacados es el de Skara Brae, en las Islas Orcadas, al norte de Escocia. Este asentamiento, que data del 3.200 a.C., fue descubierto en 1850 cuando una fuerte tormenta sacó a la luz las estructuras de piedra que habían estado enterradas durante miles de años. Skara Brae cuenta con ocho casas conectadas por pasillos y equipadas con camas, armarios y chimeneas.

Estos son solo algunos ejemplos de los primeros poblados neolíticos descubiertos hasta el momento. A través de la arqueología, se continúa investigando y descubriendo nuevos asentamientos que nos permiten comprender mejor cómo fue el proceso de transición hacia la vida sedentaria y el surgimiento de la agricultura y la ganadería en diferentes partes del mundo.

Vida tribal en el Neolítico

En el Neolítico, la vida tribal era la forma predominante de organización social. Las tribus eran grupos de personas que vivían juntas y compartían recursos en un área geográfica específica. Estas tribus estaban formadas por familias extensas y se basaban en la cooperación y la reciprocidad.

Una característica importante de la vida tribal en el Neolítico fue la práctica de la agricultura. Las tribus cultivaban la tierra y criaban animales para obtener alimentos. Esta transición de la caza y la recolección a la agricultura fue un cambio significativo en el estilo de vida de las personas, ya que les permitió establecerse en un lugar y desarrollar comunidades más estables.

Las tribus neolíticas vivían en asentamientos permanentes, que consistían en casas construidas con materiales locales como madera y barro. Estos asentamientos a menudo estaban rodeados por murallas o fosos para proteger a la comunidad de posibles amenazas externas.

La vida tribal en el Neolítico también se caracterizaba por la división del trabajo. Los hombres se encargaban de la caza y la agricultura, mientras que las mujeres se ocupaban de las tareas domésticas y la recolección de alimentos. Esta división del trabajo aseguraba la supervivencia de la tribu al garantizar que todas las necesidades básicas fueran cubiertas.

La religión también desempeñaba un papel importante en la vida tribal en el Neolítico. Las tribus adoraban a dioses y diosas asociados con la fertilidad de la tierra y la prosperidad de la comunidad. Realizaban rituales y ceremonias para pedir bendiciones y protección divina.

La vida tribal en el Neolítico también se caracterizaba por la existencia de jerarquías sociales. Los líderes tribales, a menudo llamados jefes o caciques, tenían autoridad sobre el resto de la comunidad y tomaban decisiones importantes en nombre de la tribu.

Espero que encuentres la respuesta a tu pregunta y sigas explorando los fascinantes secretos del pasado. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir