Cerámica neolítica con petroglifos en círculo: España, un tesoro arqueológico.

La cerámica neolítica con petroglifos en círculo es un tesoro arqueológico que se encuentra en España. Estas piezas de cerámica, decoradas con grabados en forma de círculos, son un testimonio de la cultura y el arte de las antiguas civilizaciones que habitaron la península hace miles de años.

Estos petroglifos en círculo son considerados uno de los primeros ejemplos de arte rupestre en España, y su presencia en la cerámica neolítica es un indicativo de la importancia que se le daba al simbolismo y la expresión artística en estas sociedades prehistóricas. Además, su preservación a lo largo de los siglos nos permite adentrarnos en la mentalidad y las creencias de nuestros antepasados, y comprender mejor su forma de vida y su relación con el entorno natural.

Distribución de los oficios en el Neolítico: un estudio reveladorDistribución de los oficios en el Neolítico: un estudio revelador
Índice
  1. Denominación de la cerámica neolítica peninsular
  2. La cerámica en el neolítico

Denominación de la cerámica neolítica peninsular

La denominación de la cerámica neolítica peninsular se refiere a la forma en que se clasifican y nombran los diferentes tipos de cerámica producidos durante el periodo neolítico en la Península Ibérica. Esta denominación es importante para los arqueólogos y estudiosos del periodo neolítico, ya que ayuda a entender la evolución y distribución de la cerámica en esta región.

La cerámica neolítica peninsular se caracteriza por su variedad de formas, decoraciones y técnicas de fabricación. Algunos de los tipos más comunes de cerámica neolítica en la Península Ibérica incluyen vasijas, cuencos, platos y jarras. Estos recipientes eran utilizados para almacenar alimentos, agua y otros objetos de uso cotidiano.

La denominación de la cerámica neolítica peninsular se basa en diferentes criterios, como la forma del recipiente, la decoración y el método de fabricación. Por ejemplo, algunos tipos de cerámica se clasifican según su forma, como los vasos campaniformes, que se caracterizan por tener una forma de campana invertida. Otros tipos de cerámica se clasifican según su decoración, como los vasos decorados con motivos geométricos.

Además, la denominación de la cerámica neolítica peninsular también puede incluir referencias a la cultura o región en la que se encontró la cerámica. Por ejemplo, se puede hablar de cerámica neolítica cardial, que se caracteriza por tener decoraciones en forma de corazón y que se encuentra en la región mediterránea de la Península Ibérica.

El gran mamut de la prehistoria: ¡gratuito!

La cerámica en el neolítico

Durante el periodo neolítico, la cerámica fue una de las innovaciones más importantes en el desarrollo de la humanidad. La capacidad de fabricar recipientes de barro cocido permitió a las comunidades neolíticas almacenar alimentos, transportar agua y otros líquidos, y crear objetos de uso doméstico y decorativo.

La cerámica neolítica se caracterizaba por su forma y decoración. Los recipientes solían tener una forma redondeada con una base plana y una boca ancha, lo que facilitaba su uso y almacenamiento. Además, estos recipientes a menudo presentaban decoraciones incisas o pintadas, que reflejaban la creatividad y habilidad de los artesanos de la época.

La fabricación de cerámica en el neolítico implicaba varios pasos. Primero, se extraía la arcilla de los ríos o lagos cercanos. Luego, se amasaba y se le daba forma al objeto deseado. Después de secarse al aire libre, las piezas se cocían en hornos rudimentarios, calentados con leña o carbón, a altas temperaturas. Este proceso de cocción transformaba la arcilla en cerámica dura y resistente.

La cerámica neolítica tenía múltiples usos. Además de ser utilizada para almacenar alimentos, también se empleaba en rituales religiosos y funerarios. Muchas veces, se encontraban vasijas cerámicas en tumbas neolíticas, indicando la importancia que se le daba a estos objetos en la vida después de la muerte.

La cerámica neolítica también era un reflejo de la organización social y económica de las comunidades de la época. La producción de cerámica requería habilidades especializadas y conocimientos técnicos, por lo que es probable que existieran artesanos dedicados a tiempo completo a esta actividad. Esto sugiere una división del trabajo y una economía basada en el intercambio de bienes.

Espero que encuentres en la cerámica neolítica con petroglifos en círculo de España un tesoro arqueológico que te inspire y te lleve a explorar aún más nuestro pasado. ¡Hasta pronto!

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE LEER:

Subir