Cala Sant Vicenç.

La necrópolis de cuevas más espectacular de Mallorca.


Esta foto está hecha desde el fondo de la cueva, mirando hacia la entrada. Justo a los lados de la entrada se hallan los dos camarines. En el centro se puede observar la trinchera, así como los bancos corridos a los lados. Sorprende pensar que tenga casi 4.000 años de antigüedad.


Cerca de la entrada, se puede ver el acceso a las dos hornacinas (una a cada lado) y la tarima de la entrada. La zona oscura que se ve antes del exterior es la antecámara.


Mirando hacia una de las hornacinas, se pueden apreciar en su acceso los rebajes destinados a colocar una losa que la taponase, así como otros rebajes para colocar unos travesaños de madera que mantuviesen esta losa en su lugar.


La cuarta cueva está más degradada pero también es espectacular debido a que tiene dos hornacinas en su lado izquierdo (derecha de la foto), una en el derecho (izquierda de la foto), y una en su ábside (enfrente, en la foto).

Esta necrópolis se encuadra en el bronce antiguo (1700-1500 AC), y está integrada por un grupo de cuevas del que actualmente quedan sólo ocho. Fue estudiada a principios de este siglo por W. Hemp, quien otorgó el números a las cuevas (había 15). En la página anterior (introducción de las cuevas artificiales) hay un pequeño plano de la planta de la segunda cueva, llamada Hemp-7, por el número que le asignó este investigador. Desgraciadamente, las cuevas de esta necrópolis sólo se han podido estudiar en su morfología pues estaban ya expoliadas desde que se conocen, hace siglos, y unas recientes excavaciones arqueológicas apenas dieron resultados.

La segunda cueva (Hemp-7) conserva la mayor parte de los rasgos típicos de las cuevas de su época, como un patio frontal, antecámara, rebajes para la losa de cobretura y para los travesaños de madera que la sostenían en su lugar, fosa central, bancos laterales con separaciones, una hornacina a cada lado de la entrada con sus correspondientes rebajes, para ser tapadas, "estante" corrido a los dos lados de la cueva, posiblemente para las ofrendas...

Otras características de esta cueva son en realidad alteraciones modernas, como un hoyo en el suelo, en el fondo de la cueva, que es posiblemente de contrabandistas. Lo mismo ocurre con una serie de agujeros en las paredes laterales, por debajo del "estante" corrido. Estos fueron hechos durante la ocupación de las cuevas por prisioneros durante la guerra civil española de este siglo.

Otra cueva bastante espectacular es la cuarta cueva que, aunque no se conserva en tan buen estado como la segunda, tiene cuatro hornacinas, que le dan vistosidad. La función exacta de éstas se desconoce, aunque podría tratarse de osarios donde acumular los huesos viejos y poder así reutilizar el espacio en los bancos laterales para nuevos enterramientos. Varias cuevas más de esta necrópolis están en un estado parecido al de ésta, seguramente más desgastadas que la segunda por llevar más tiempo abiertas (están abiertas desde antes de que se tuviera noticia de ellas). Finalmente, hay varias más en un estado de ruina casi total o desaparecidas del todo. Lo más triste es que, como tantas otras veces, las mayores destrucciones han ocurrido durante este siglo, ante la mirada indiferente de nuestras autoridades.

Yendo de Pollença hacia el puerto del mismo nombre, hay que tomar el desvío a la izquierda hacia Cala Sant Vicenç. A unos pocos kilómetros, tomar el primer desvío hacia la derecha. Enseguida se encuentra una especie de falsa construcción prehistórica (como una taula menorquina) en la esquina de un solar. Dejar allí el coche e internarse por el camino que sale de esta "construcción". A pocos metros empezamos a encontrarnos con las cuevas.
Ver mapa Google.
Interés: +++++
Estado: +++++
Belleza: +++++
Acceso: +++++


Anterior | Siguiente
Página de inicio | Inicio de sección "Cuevas artificiales"